bastones-vida-cristiana«FÍATE DEL SEÑOR Y NO TE APOYES EN TU PROPIA PRUDENCIA.» Proverbios 3:5

Los Bastones en la Vida Cristiana

Abbott Vaughn escribe: «En la casa de mi padre había un armario pequeño donde guardábamos los bastones de varias generaciones. Cuando salíamos para caminar, elegíamos uno según la ocasión. David dijo:»Tu vara y tu cayado me infundirán aliento» (Salmo 23:4b) y a menudo me viene a la mente que la Palabra de Dios es un bastón en el que nos podemos apoyar.

Durante la guerra, cuando estábamos en tanto peligro, el versículo: «No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en el Señor» (Salmo 112:7) era nuestro bastón en muchos días sombríos. Cuando murió nuestro hijo y nuestro corazón estaba desconsolado, encontré un bastón en la promesa: «Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría» (Salmo 30:5b). Cuando tuve que irme lejos de casa un año por problemas de salud, no sabiendo si regresaría un día, este bastón nunca falló: «Porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros…, pensamientos de paz.. para daros el fin que esperáis» (Jeremías 29:11). En momentos de incertidumbre, cuando no sabía qué camino tomar, fui adelante apoyado en este bastón: «… En quietud y en confianza será vuestra fortaleza…» (Isaías 30:15b). Y en situaciones de crisis, cuando no había tiempo para planear, este bastón nunca me falló: «…el que creyere (confiare en Dios), no se apresure» (Isaías 28:16b).» Salomón dijo: «Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia» (Proverbios 3:5). ¿En qué te estás apoyando hoy?

1 COMENTARIO

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí