clavos-biblia-Jesus“PERO LEJOS ESTÉ DE MÍ GLORIARME, SINO EN LA CRUZ DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO…” (Gálatas 6:14)

Reflexiones Cristianas – ¿Necesitas un clavo?

El pastor de jóvenes estaba preocupado de que las playas de Florida, el lugar de su próximo viaje evangelístico, distrajeran a sus chicos del objetivo principal, así que hizo una gran cruz de madera. Justo antes de subir al autocar, les dijo: “El motivo de nuestro viaje es levantar a Cristo, así que vamos a llevar esta cruz con nosotros allá donde vayamos.”

Sintiéndose raros e inseguros, los chavales arrastraron la gran cruz y la metieron en el autocar. Ésta se golpeaba contra los asientos durante todo el trayecto. Se la llevaron a los restaurantes. Se quedaba con ellos mientras dormían. Estaba erguida en la arena mientras compartían su fe con miles de otros chicos que habían
llegado para las vacaciones de primavera. Al principio se sentían avergonzados, pero poco a poco se convirtió en un punto de identificación, un recordatorio continuo de a Quién pertenecían y por qué habían venido.

La noche antes de volver a casa, el pastor de jóvenes les dio a cada muchacho dos clavos y dijo: “Si estáis dispuestos a entregar toda vuestra vida a Cristo, quiero que clavéis un clavo en la cruz y guardéis el otro como recordatorio de este compromiso.”

Quince años después, un próspero corredor de bolsa llamó al líder de jóvenes y le dijo: “Todavía tengo aquel clavo. Cuando la presión es muy fuerte, o me siento tentado a ir por mal camino, simplemente meto la mano en el bolsillo y lo siento, e inmediatamente eso me recuerda que el núcleo de mi vida es: mi compromiso con Cristo.” ¿Crees que a lo mejor tú también necesitas un clavo?