amor-a-Dios-biblia-2“…AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS DE TODO TU CORAZÓN…” (Deuteronomio 6:5)

 Mentalizados en tener una vida de compartimentos

¿Es tu vida como una cómoda, un cajón para guardar cada cosa, valor o pasatiempo que te interesa: uno para el trabajo, otro para el juego y otro para la congregación? Para cada uno tienes una escala de valores y un lenguaje diferente. En cada situación añades un nuevo cajón para asegurarte que todo esté seguro y en su sitio. En vez de tener unidad e integridad de carácter, juegas diferentes papeles.

La vida moderna está diseñada justo para eso. Apenas conocemos a la familia de al lado. Asistimos a una iglesia a muchos kilómetros, a menudo entrando y saliendo de ella casi en el anonimato. Trabajamos con unas personas y jugamos con otras. Las oportunidades para actividades secretas son casi ilimitadas. Puesto que nadie nos conoce en ningún otro contexto, podemos reinventarnos en cada uno de ellos.

Pero Dios no nos ve como series de compartimentos o una colección de conductas separadas. ¡Te ve como una persona en su totalidad! Para Él eres el mismo tanto cuando nadie te ve como cuando estás a plena vista.

Dios pide integridad (totalidad) en nuestras vidas. ¿Por qué? ¡Porque no funciona de ninguna otra forma! Dios nos hizo con una sola voluntad, una sola mente y un solo espíritu. Es una mentira de Satanás haciéndonos creer que podemos vivir diferentes tipos de vidas, lo cual nos deja fracturados y paralizados. ¿Cuál es la solución? Escucha: “…Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5).

¡Renuncia HOY a vivir una vida de “compartimentos”!