confianza-en-Dios-1“NO PERDÁIS, PUES, VUESTRA CONFIANZA…” (Hebreos 10:35)

La Confianza en Dios – Parte 1

Se les puede identificar en cualquier grupo. Tienen un “algo” especial que les distingue de los demás. ¿Qué esí ¡Su sentido de dirección, una seguridad de que saben a dónde van, el conocimiento de sus propias habilidades, su sinceridad, sus éxitos pasados, su capacidad de comunicarse con los ojos y usar el lenguaje corporal!, en una palabra: ¡Confianza!

Pablo la tenía. Escucha: “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:12,13). Estos versículos no pueden ser separados, porque hay una relación clara entre experimentar los momentos bajos de la vida y disfrutar los altos. Pablo descansa en la certeza de que su fortaleza proviene sólo de Cristo. ¡El saber eso le dio la habilidad de enfrentarse a cualquier circunstancia que le salió al pasó!

La confianza es aceptar tu situación actual sin importarte el obstáculo al que te enfrentas, las limitaciones con las que vives, la enfermedad crónica que te desgasta, aquello que ha destrozado tus sueños – sean lo que sean los factores en la vida que tienden a hundirte (reconociendo que no te gustan) pero nunca diciendo: “No le puedo hacer frente”. En cuanto dices: “No puedo seguir”, estás:

(a) contradiciendo las promesas de Dios

(b) no estás usando los recursos que Él ya te ha dado.

La confianza significa tener la capacidad de hacerle frente a cualquier prueba, porque Cristo ha puesto su fuerza a disposición – ¡por medio de ti!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí