gallo-condenacion-biblia
matando-gallo-biblia-condenacion-min

“NINGUNA CONDENACIÓN HAY…” (Romanos 8:1)

Mata el gallo de la condenación

Booker T. Washington cuenta un relato muy bonito acerca de su madre. Cuando era un muchacho, todas las mañanas era despertado, junto con todos los esclavos de la plantación, por el canto de un gallo.

Antes de que despuntara el día, el sonido inoportuno del animal se expandía por las cabañas y era la señal para Washington y sus compañeros de que tenían que salir de la cama e irse a los campos de algodón.

El canto del gallo era el símbolo de una vida de jornadas muy largas y de trabajo agotador. Pero llegó la Declaración de Emancipación del presidente Abraham Lincoln y con ella se puso fin a la esclavitud.

A la mañana siguiente del acontecimiento, al joven le volvió a despertar el gallo. Pero ese día su madre corrió tras el animal en el corral con un hacha, lo mató y lo cocinó. ¡Y la familia Washington se almorzó el despertador! Su primer acto de libertad fue silenciar el recordatorio de su esclavitud.

gallo-condenacion-biblia
Matando Al Gallo de La Condenación

¿Hay algún “gallo” robándote el sueño?

A lo mejor tienes que afilar el cuchillo. La gran noticia del Evangelio es que Su gracia es real ¡y también tu libertad!

“…Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. (Romanos 8:1).

Por el amor de Dios, olvídate de tus pecados, porque cuando los sacas a relucir, le ofendes.

¿Te parecen palabras muy fuertes?

Entonces lee lo que Dios dice acerca de tus pecados:

“Yo, yo soy quien borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25).

Dios ha enterrado tus pecados en “lo profundo del mar” (Miqueas 7:19) y ha puesto un letrero a la orilla que dice: “Prohibido pescar en estas aguas”.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí