prioridades-en-la-biblia“…A LOS SANTOS DEL ALTÍSIMO QUEBRANTARÁ…” (Daniel 7:25)

¿Respondes a las presiones o a las prioridadesí

Una vez una oruga encontró a un amigo en el psiquiatra y le preguntó:

“¿Vienes o te vasí”, a lo que su amigo le contestó: “¡Si lo supiera no estaría aquí!”.

La intención de Satanás es de fatigarte ¡hasta que no sepas si vas o vienes! Lo hace cargándote con cosas que no son necesariamente pecaminosas pero que te agotan psíquica y emocionalmente. Daniel dice que en los últimos tiempos el enemigo “quebrantará a los santos” (Ver Daniel 7:25). Si dudas de ello, fíjate en las presiones a las que te enfrentas a diario: trabajo, finanzas, compromisos de iglesia, y la familia. ¡No es de extrañar que estés con los nervios a flor de piel!

Pablo escribe: “Despojémonos de todo peso… y corramos… la carrera que tenemos por delante” (Hebreos 12:1b). Saber qué tomar y qué dejar es decisión tuya, no de Dios.

Fija prioridades, y disciplínate para vivir consecuentemente. Nadie estuvo más dedicado a la obra de Dios que Jesús, pero incluso Él necesitaba tiempo a solas con su Padre. Una de las primeras prioridades establecidas en el Nuevo Testamento por los líderes de las iglesias era la de dedicarse a la Palabra de Dios y a la oración. ¿Cómo? Nombrando a otros para que llevaran la carga administrativa (Ver Hechos 6).

Aprende: (a) qué dejar, (b) qué delegar, (c) qué no asumir en primer lugar. Y diciendo: “No tengo tiempo” no es una justificación. Todo el mundo recibe las mismas veinticuatro horas para responder o a las presiones o a las prioridades. Decide lo que tengas que dejar a un lado, de momento, y qué es lo que tienes que abandonar definitivamente. ¡No estés tan ocupado en la obra de Dios que descuides al Dios de la obra!