consuelo-de-Dios“…PADRE DE MISERICORDIAS Y DIOS DE TODA CONSOLACIÓN…” (2 Corintios 1:3b)

Hijo de Dios Deja que Él te consuele

Dios puede hacer que estés a gusto en los lugares más incómodos. Te puede sacar de situaciones en que pensaste que estarías atascado para siempre. Puede darte paz, incluso en medio de un trauma.

Antes de que se te pase la vida, vivirás, amarás, y experimentarás pérdidas. En realidad, el perder algunas cosas te ayudará a apreciar las cosas que tienes todavía. Es el sabor del fracaso el que hace tan dulce el éxito. ¿Cómo podrías celebrar la victoria si no hubieras conocido la derrota?

Vas a vivir cada día sin saber lo que traerá el día de mañana, pero sabiendo que Dios tiene en su mano todos tus mañanas. No están en manos de tu jefe, tu agente de bolsa, tu compañero, ni de nadie. Ni siquiera están en tus manos para que los manipules o controles. No, todos tus mañanas están ¡en las manos de Dios!

Por lo tanto, hagas lo que hagas, empieza a conocerle, pues vas a necesitarlo. Y Él va a estar allí para ti. Va a estar allí cuando todos y todo hayan desaparecido. Estará allí para ti en los lugares oscuros. Su promesa para ti es: “Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría” (Salmo 30:5b). Aunque la noche sea larga, la mañana siempre llega, y con ella el gozo del Señor.

Reflexiona: a pesar de noches largas, siempre has vivido para ver la mañana; ¿no es cierto? De algún modo, la gracia de Dios te ha protegido, provisto, asegurado, calmado, confortado y te ha sacado adelante. Los tiempos y las estaciones cambian, pero Dios no. ¡Él es siempre “el Dios de todo consuelo”, y hoy está velando sobre ti!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí