diferentes-razas“TODOS VOSOTROS SOIS UNO EN CRISTO JESÚS.” (Gálatas 3:28b)

¡Qué importa el color!

El color de tu piel no te da ninguna ventaja espiritual, pero sí lo que hay en tu corazón. “Pero es que mis antepasados llegaron a los EE.UU. en el barco ‘The Mayflower’ con los padres peregrinos”. ¿Y qué? “No hay esclavo ni libre…; …sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28b). El haber nacido “con una cuchara de plata” en la boca no significa nada para Dios. En su reino no cuenta la categoría social. Tampoco le importa el género, porque “no hay varón ni mujer… …sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28b). Incluso Dios no te va a rebajar por tus fondo moral. Rahab fue prostituta hasta que puso en práctica su fe en la Palabra de Dios.

Una vez que ocurrió eso, nunca volvió a su antiguo oficio. De hecho, aun es mencionada junto con Sara, la esposa de Abraham, porque creyó y fue bendecida.

La fe es lo único que crea auténtica igualdad. Cuando la tienes, puedes andar con la cabeza alta a pesar de tus fallos pasados. No importa lo que la gente diga de ti; ¡lo que Dios dice y por lo tanto, lo que tú dices también, es todo lo que cuenta!

Jesús sanó a una mujer que estaba encorvada durante dieciocho años (a causa de una desviación grave de la columna vertebral). Cuando Jesús la vio, dijo: “Mujer, eres libre de tu enfermedad… y ella se enderezó…” (Lucas 13: 12b,13b). En el mismo momento que pongas fe absoluta y confianza en Cristo, tú también encontrarás el poder de enderezarte. Cuando eso sucede, ¡tu potencial es ilimitado!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí