ley-de-la-reciprocidad-biblia“Y QUITÓ JEHOVÁ LA AFLICCIÓN DE JOB, CUANDO ÉL HUBO ORADO POR SUS AMIGOS” (Job 42:10)

La ley de la reciprocidad en la Biblia

La madre Teresa de Calcuta escribió la siguiente historia: “Una noche un hombre vino a nuestra casa y dijo: ‘Hay una familia con ocho hijos que no ha comido durante varios días’. Llevé alimentos y fui a verlos. Cuando llegué allí, vi las caras de los pequeños desfiguradas por la desnutrición. No había tristeza, sólo dolor por el hambre. Le di un saco de arroz a la madre. Se quedó con la mitad y salió con la otra. Cuando regresó, le pregunté: ‘¿Dónde fue usted?’ Ella contestó: ‘A mis vecinos; ellos también tienen hambre’. No me sorprendió que lo repartiera; los pobres generalmente son muy generosos. Pero me sorprendió que supiera que ellos pasaban hambre.Como norma, cuando sufrimos estamos tan absorbidos por nosotros mismos que no tenemos tiempo para otros”.

Cuando Job empezó a preocuparse más de los otros que de sí mismo, Dios le curó y le devolvió el doble de lo que había tenido antes. Es la ley de la reciprocidad, que nos enseña dos cosas:

(1)Dando sales de tus problemas.

Jesús dijo: “Dad, y se os dará” (Lucas 6:38). Tu futuro empieza con lo que tienes en la mano hoy, sea lo que sea. Nada es demasiado pequeño para que no pueda ser multiplicado… ¡pero tienes que sembrarlo!

(2) Lo que estás dispuesto a hacer por otro, determina lo que Dios está dispuesto a hacer por ti.

Escucha: “…el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor” (Efesios 6:8).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí