Yo soy el Buen Pastor Juan 10:11
Yo soy el Buen Pastor Juan 10:11

“EL SEÑOR ES MI PASTOR…” (Salmo 23:1)

Responde estas preguntas y sabrás si necesitas un Pastor

Consideremos una vez más el Salmo 23. De todos los animales de Dios, las ovejas son las menos capacitadas para cuidar de sí mismas. ¡Son tontas! ¿Has visto alguna vez a una oveja dando una voltereta o haciendo gracias? ¡Son indefensas! No tienen colmillos ni garras, así que no pueden morderte ni correr más rápido que tú. ¡Son sucias! Tu gato se limpia solo, ¿pero las ovejas? ¡Se manchan y así se quedan! Escucha: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas…” (Isaías 53:6). No quiero ser comparado con una oveja, te dirás. Está bien, entonces contesta las siguientes preguntas:

(1) Puedo controlar mis impulsos.

(2) Nunca me hago la víctima.

(3) No tengo un lado bueno y un lado malo.

(4) Siempre soy optimista y honrado. ¿Eres tú esa persona?

Añadamos algunas otras cosas:

(5) Siempre procuro la paz.

(6) Todas mis relaciones son armoniosas: hasta mis amores pasados hablan bien de mí.

(7) Amo a todos y todos me aman. ¿Eres tú así? ¿No? ¿Y qué hay de…?:

(8) No tengo temores. Si la bolsa se derrumba, no me inmuto; ¿que tengo un tumor maligno? – menudencias; ¿la amenaza terrorista? – sólo afecta a los simples mortales. ¿No? Probemos esto:

(9) No necesito perdón.

(10) Mi vida es un libro abierto.

(11) Nunca he hecho trampa, mentido, o mentido respecto a no hacer trampas. ¿No? Parece que necesitas un Pastor, de otra manera te vas a poder caer por un acantilado o te va a devorar un lobo.

Hoy, en lugar de decir: “El Señor es mi Pastor” (Salmo 23:1), intenta decir: “Aquél que es mi Pastor, es también Señor de todas y cada una de las áreas de mi vida”.

  • Es verdad , necesito a ese pastor, siento que se me va la vida, estoy vacio, me siento muy lejos del Señor, es dificil, no se que hacer