padre-nuestro-biblia-4“EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA, DÁNOSLO HOY” (Mateo 6:11)

“El Padre Nuestro” – Parte 4

Pablo dijo que el hombre que no alimenta a su propia familia es peor que un incrédulo (Ver 1 Timoteo 5:8). Así que, ¿haría Dios menos por nosotrosí No. ¿Cómo vamos a cumplir nuestra misión si no tenemos satisfechas nuestras necesidadesí ¿Cómo vamos a enseñar, ministrar o influir en otras personas si nosotros mismos no tenemos la provisión necesaria? Escucha: “Que el Dios de paz… os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad…” (Hebreos 13:20,21).

Oramos: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” (Mateo 6:11) y nos encontramos con el hecho de que nuestra oración ya ha sido contestada.

Somos como el chico que ha aprobado la secundaria y decide ir a la universidad, pero luego se da cuenta del costo de la misma y le dice a su padre: “Siento pedirte tanto, pero no tengo a nadie más a quien acudir”. Este le sonríe y dice: “No te preocupes, hijo. El día que naciste, empecé a ahorrar para tu educación. Ya he provisto para todo lo que necesitas”.

¡En un momento determinado nos damos cuenta de que Alguien está proveyendo para nuestras necesidades! En efecto, damos un paso gigantesco de madurez cuando estamos de acuerdo con las palabras de David: “Pues todo es tuyo…” (1 Crónicas 29:14). Tú eres el que escribe el cheque o el que da vueltas a la sopa, pero hay cosas más importantes que proveer la comida... ¿Qué hay de la semilla, el terreno, y el sol? ¿Quién creó a los animales para alimento y a los minerales para los metalesí Mucho antes de que supieras que necesitabas a alguien para cuidarte, ¡Dios ya lo había hecho! ¡El está comprometido contigo! Se ha asignado a sí mismo la tarea de proveer para los suyos.

Y tienes que reconocerlo, ¡hasta ahora ha hecho un trabajo excelente!