Inicio » Cristianos » La infección bajo la armadura

La infección bajo la armadura

armadura-biblia“PERO LEPROSO” (2 Reyes 5:1b)

La infección bajo la armadura

Tómate un momento y lee 2 Reyes, capítulo 5. Naamán era un líder extraordinario. Pero su armadura impresionante escondía una condición letal: “…leproso” (2 Reyes 5:1b). Puede que las circunstancias estén todas a tu favor, que te hayas graduado en la mejor universidad, que hayas fundado una iglesia importante, o hayas montado una gran empresa. Sin embargo, antes de estar cualificado para el siguiente nivel de bendición, Dios te obligará a tratar la infección que está bajo tu “armadura”.

Entre lo ordinario y lo extraordinario hay obstáculos que todos tenemos que superar; nadie obtiene un salva-conducto. Todas las personas excepcionales en toda ocupación, especialmente la espiritual, tienen que superarlos. Es lo que les cambia; les lleva de ser mediocres “por el puente” a ser excepcionales. ¡Sin obstáculos nunca dejaremos de ser mediocres!

No estamos hablando de pequeños problemas sin importancia. No, hablamos de asuntos tan abrumadores que no te dejan dormir, cosas peligrosas que te tuercen las tripas, hacen palpitar el corazón y te dan miedo. “Esto va a acabar conmigo”, piensas. Es un tema sobre el que oras en secreto, que no quieres que la gente sepa. Así que te pones tu “armadura” delante de ellos, pero cuando llegas a casa te atormentas por tu condición.

Entiende esto: Dios enseña algunas de sus lecciones más valiosas en los baches de la vida. Ahí es donde aprendemos a estar postrados ante Él, llorando y deshechos. Ahí es donde aprendemos a orar: “Señor, no dejes que esto me destruya; ocúpate de ello con el poder de tu Espíritu”. Ésa es la clase de oración que hace que Dios mueva su mano y ocasione los cambios necesarios.

Y tu? Ya trataste con la infección debajo de la armadura? , o tal vez conoces alguien que lucha de esta manera? , Este es el tiempo de ayudarlo en el poder de Dios !

Deja un comentario

656 Compartir
Comparte656
Tweet
WhatsApp
Comparte