parabola-de-las-10-virgenes“A MEDIANOCHE SE OYÓ UN GRITO.” (Mateo 25:6 NVI)

4 Lecciones para aprender de la Parábola de las 10 Vírgenes. Parte 1

Probablemente hayas escuchado la historia relatada por Jesús de las cinco vírgenes prudentes y las cinco insensatas. Un requisito para poder participar de una boda en esos días era llevar una lámpara encendida. Sin embargo, cuando apareció el novio, cinco de esas vírgenes se habían quedado sin aceite. Por eso les dijeron a las otras: “Dadnos de vuestro aceite…” (Mateo 25:8). Ellas les respondieron: “No, no sea que no haya suficiente para nosotras y para vosotras…” (Mateo 25:9 LBLA). Así que mientras fueron a comprar aceite, empezó la boda y se quedaron afuera sin poder entrar.

La parábola de Cristo nos enseña cuatro importantes lecciones:

1) La necedad de depender de alguien

Acaso tu madre y tu padre sean cristianos, pero eso no te dará entrada al cielo. Debes aceptar a Cristo como tu salvador personal.

2) La inutilidad de los preparativos de última hora

“…Mientras ellas iban a comprar, llegó el novio…” (Mateo 25:10). Fíjate, Jesús se refiere a las personas que estarán viviendo en la tierra cuando Él vuelva. Y la pregunta es: ¿Estás postergando la salvación hasta que seas muy mayor? ¿Y si no vives tanto?

3) La imposibilidad de rectificar después del juicio

“…Y se cerró la puerta. Después llegaron también las otras vírgenes, diciendo: “¡Señor, señor, ábrenos!”. Pero él, respondiendo, dijo: “De cierto os digo que no os conozco” (Mateo 20:10-12).

4) El engaño de la moralidad

Eran “vírgenes”, pero aun así se quedaron fuera. Ni ser una persona moral ni hacer buenas obras hará que vayas al cielo. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe…” (Efesios 2:8). ¿Estás preparado para encontrarte con el Señor? Si no es así, pon tu fe en Él hoy y prepárate