elegir-al-lider-liderazgo“.PROPUSIERON A. BARSABÁS. Y A MATÍAS” (Hechos 1:23)

Cómo elegir el líder idóneo

Cuando Judas se suicidó, el grupo de los apóstoles se quedó con uno menos. ¿Qué hicieron? “…Propusieron a dos: a… Barsabás… y a Matías”. Para elegir al que iba a sustituir a Judas utilizaron el método llamado “echar a suertes”. Este sistema se utilizaba en los tiempos bíblicos, cuando sólo unos pocos selectos podían hablar con Dios o escucharle personalmente. En esta ocasión, Matías resultó elegido. Dirás: “Pero nunca he oído hablar de Matías”. Ni tú ni nadie. No se le vuelve a mencionar en las Escrituras. Sin embargo, Barsabás, el hombre que no salió elegido, aparece como uno de los líderes que dirigió la iglesia mientras ésta zozobraba por mares de errores doctrinales (Hechos 15:22-23). De esta historia extraemos dos lecciones importantes:

1) Puedes conocer a Dios, pero nunca podrás abarcarlo

Así que deja de intentarlo. No puedes reducir a Dios a una fórmula y decir: “Así es como actúa siempre”. Puede que Dios hubiera respetado en el pasado el método de echar a suertes, pero cuando los apóstoles lo intentaron no consiguieron los resultados esperados.

2) Dios te hablará si estás dispuesto a escuchar

Antes de partir, Jesús les había dicho a sus discípulos que el Espíritu Santo que moraba en ellos los guiaría. “Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso os dije que el Espíritu tomará de lo mío y os lo dará a conocer a vosotros” (Juan 16:15 CST). Dirás: ‘¿Pero cómo sé si me ha hablado el Espíritu?’ ¡Porque darás los frutos que Dios desea!