perdona-y-olvida-biblia“…PERDONAD, SI TENÉIS ALGO CONTRA ALGUIEN…” (Marcos 11:25b)

¡Perdona y suéltalo como la Biblia dice!

Satanás intentará convencerte de que si tus sentimientos hacia la persona que te ofendió no han cambiado, no lo has perdonado de verdad. ¡Es mentira! ¡Puedes tomar la decisión correcta y aun así tener malos sentimientos! Es entonces cuando necesitas fe para lograr sobreponerte. Has hecho tu parte; ahora esperas que Dios haga la suya, que es sanar tus emociones y hacer que te sientas bien y sanado. Sólo Dios tiene el poder para cambiar tus sentimientos hacia aquél que te hirió, y lo hará.

Otro concepto erróneo es que todo lo que tenemos que hacer es tomar la decisión de perdonar, y ya está. No; escucha: “…bendecid a los que os maldicen y orad [pedid favores] por los que os calumnian” (Lucas 6:28). ¿Bendecirlesí ¡Sí! De hecho, esa palabra ‘bendecir’ significa: ‘hablar bien de’. ¡Uf! Así estás ofreciendo misericordia a quienes realmente no la merecen. ¿Pero no es eso lo que Dios hace por ti?

La verdad es que no puedes perdonar de veras sin la ayuda del Espíritu Santo. Ninguno de nosotros puede. Por lo tanto, ¿por qué no oras hoy así?: “Padre,
sopla sobre mí tu Espíritu y dame fuerza. Perdono a – (menciona su nombre) – por lo que me hizo. Le libro de esta deuda y te pido que le bendigas. Dejo la situación en tus manos. Confío en Ti, sabiendo que me restaurarás completamente.

Ayúdame, Señor. Sana mis heridas. En el Nombre de Jesús. Amén”. Ahora, por fe, ¡deja todo en las manos de tu Padre!