sanson-y-jose-biblia“ESTAS COSAS LES SUCEDIERON COMO EJEMPLO. PARA NOSOTROS.” (1 Corintios 10:11 LBLA)

Sanson y José en la Biblia – Parte 1

Sansón fue un fracasado, y José, un campeón. Sansón tenía todo a su favor; era el resultado de un nacimiento milagroso, criado por unos padres fieles a Dios y poseía una fuerza sobrenatural. Con todo y con ello, fracasó miserablemente.

¿Por qué?

1) No oraba

La única vez que leemos que Sansón oró fue cuando estaba en problemas. ¿Te suena? Si hicieras una autopsia a tus grandes fracasos, en alguna parte de los escombros te encontrarías con que habías abandonado el lugar de la oración. No puedes poner en marcha tu automóvil con el depósito vacío, trabajar con el estómago vacío o pagar facturas con la cuenta bancaria vacía. Y tampoco puedes vivir una vida cristiana victoriosa sin orar a diario.

2) Se negó a vivir según la Palabra de Dios

Cuando lo confrontaron sus padres por querer casarse con la mujer equivocada, Sansón les dijo: “…Es la que me gusta…” (Jueces 14:3 DHH). Cuando te dejas llevar por los sentimientos en lugar de por las Escrituras, te buscas problemas. Una de las mejores definiciones de “desobediencia” es “obediencia incompleta”. No puedes elegir qué parte de la Biblia quieres vivir y hacer oídos sordos al resto.

3) No tenía la motivación adecuada

Al contrario que José, que brindó perdón a quienes le habían hecho daño, Sansón oró por venganza. En cuanto cedes ante el resentimiento, permites que cualquier persona que no sea Dios te dicte qué hacer, y al final acabas sufriendo todavía más.

4) La codicia le motivaba

Relacionándose con los filisteos, les apostó a treinta de ellos: “…Si no me lo podéis descifrar… me daréis a mí los treinta vestidos…” (Jueces 14:13). A lo mejor piensas: “¿Y a mí qué?”. Si le pasó a Sansón, ¡también te puede pasar a ti!