saber-esperar-biblia-DiosAprende a esperar como Abraham

«…HABIENDO ESPERADO CON PACIENCIA, ALCANZÓ LA PROMESA» (Hebreos 6:15)

Esperar es difícil, pero tiene un propósito extremadamente importante. Más de cuarenta veces en el Antiguo Testamento, Dios dice: «Espera». A los 75
años, le prometió a Abraham hacerle padre de muchas naciones. Pero éste tuvo que esperar veinticuatro años más antes de obtener «la promesa» (ver Hechos
7:17). El Señor prometió a Israel liberarlo de la esclavitud egipcia, pero tardó cuatrocientos años, incluyendo cuarenta en el desierto antes de que siquiera empezara a suceder. Por favor, ten en cuenta dos cosas:

La primera, lo que esperar puede lograr. Esperar no es sólo algo que tienes que hacer para poder conseguir lo que quieres. No, la espera produce paciencia, entendimiento, madurez, y carácter. Lo que Dios realice en ti mientras esperas es, a menudo, más importante que lo que estás esperando. Además, saca a la superficie cualquier debilidad potencial. La verdad es que ¡gastar tiempo esperando es invertir tiempo aprendiendo y creciendo! 

La segunda, lo que esperar no significa. Esperar no es una excusa para evadirse de la realidad, posponiendo responsabilidades o no haciendo lo correcto. Por ejemplo, si tienes un problema financiero a causa de haber gastado demasiado, no te quedes sentado a la espera de que «te caiga dinero del Cielo». ¡No caerá! En lugar de eso, disciplínate y ten como prioridad aprender algunos principios financieros bien fundados, como presupuestar, diezmar, y no comprar cosas hasta poder pagarlas.

Sobre todo, esperar significa tomar diariamente la decisión de dar crédito y obedecer a Dios, aun cuando las cosas no marchen como tú habías planeado, diciendo: «¡Señor, cuento contigo ­ y no tengo un plan alternativo!».

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí