monte-de-oracion-Jesus«La Cima Sagrada de Jesús»

«VIENDO [JESÚS] LA MULTITUD, SUBIÓ AL MONTE…» (Mateo 5:1)

En este versículo en particular, la Biblia no dice que cuando Jesús vio a las multitudes, se sentó en medio de ellas, las sanó y las enseñó. Hubo ocasiones en
que Él hizo todas esas cosas, pero esta vez -antes de enfrentarse a las masas- subió al monte, y antes de ministrar a la multitud, sacó fuerzas del Padre. ¿Has
aprendido ya a hacer eso?

Antes de verte enredado en «los líos» diarios, aparta tiempo para ir a «la cima sagrada». «¿Qué es eso?», preguntarás. Es un lugar de estabilidad en medio de un mundo superficial, donde la vista no está obstruida y el ritmo frenético del día a día se deja atrás. Allí obtienes una perspectiva que viene solamente al estar
en la presencia de Dios. En aquel espacio que siempre está a disposición, Jesús te recuerda que no hay nada que vayas a enfrentar hoy de lo que Él no se haya
ocupado ya.

Es fácil reconocer a aquellos que han estado en «la cima». Sus luchas no son distintas de las tuyas; incluso, sus problemas pueden ser más desafiantes…
Pero ellos tienen una paz interior que no puede ser descarrilada por problemas familiares, preocupaciones por la salud o los déficits presupuestarios.

Tú puedes soportar los momentos difíciles con gracia cuando sabes que «la cumbre» está sólo a la distancia de una oración. Jesús dijo: «Venid a Mí
todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar» (Mateo 11:28). Haz una pausa hoy. Pon todas las cosas a un lado durante un rato y síguele por «el sendero serpenteante» a «la cima del monte». Si lo haces, ¡bajarás del «monte» siendo una persona diferente!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí