trampa-dinero-felicidad-bibliaPrimera trampa: El dinero compra la felicidad

“…LA VIDA DEL HOMBRE NO CONSISTE EN LA ABUNDANCIA DE LOS BIENES QUE POSEE…” (Lucas 12:15b)

El dinero no puede comprar la felicidad. Independientemente de la cantidad que tengamos, nunca es suficiente. El miedo siempre “nos susurrará”: “A no ser que consigas más, no tendrás seguridad”. Si el dinero trajera la felicidad, ¿no serían los ricos más felices que el resto de las personasí Sin embargo, los estudios demuestran constantemente que su nivel de felicidad es sólo ligeramente superior a la media, y en muchos casos muy por debajo de la misma. A pesar de lo que te hayan inducido a pensar, la gente feliz no sigue al dinero, sino a una pasión porque ésta es la que da significado a sus vidas.

La Biblia dice: “Sean vuestras costumbres sin avaricia…” (Hebreos 13:5). La felicidad basada en la riqueza es una debilidad que se permiten las personas inseguras que tienen miedo a mirar dentro de sí mismas y a encarar sus verdaderos temores. Es un error creer que la riqueza compra una vida de libertad, estatus o poder mundano. Tomemos, por ejemplo, la libertad: Los ricos normalmente llegan a serlo sacrificando su libertad y su tiempo libre. ¿Y la posición? También es “suelo resbaladizo”, porque por mucho que uno intente subir, siempre tiene a alguien por delante. ¿Y el poder mundano? Pues bien, cuando éste crece, normalmente perdemos el control de nuestras vidas a causa de toda la gente a la que hay que complacer y las obligaciones que tenemos que cumplir.

Cuando persigues el objetivo que Dios te ha dado, el dinero es secundario. Los estandartes de tu verdadera posición son la salvación, el crecimiento espiritual, un hogar feliz, amigos preciados, y el increíble gozo de hacer aquello para lo que Dios te ha llamado.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí