bicicleta-max-lucadoReflexiones Cristianas ¡Quiero un papá nuevo!

“…TE HA TRAÍDO… DIOS (EN EL) [AL] DESIERTO… PARA SABER LO QUE HABÍA EN TU CORAZÓN…” (Deuteronomio 8:2)

Max Lucado escribió: “Cuando le compramos a Jenna de 5 años una bicicleta, Andrea de 3 quiso también una. Le expliqué que ella era demasiado pequeña y que todavía tenía dificultades para manejar su triciclo. No tuve suerte, ella seguía queriendo la bici. Le expliqué que cuando creciera, tendría la suya. Ella se me quedó mirando. Le dije que una bici grande le traería más problemas que diversión. Ella permanecía callada. Al final, le dije que papá sabía lo mejor para ella. ¿Su respuesta? “¡Entonces quiero un papá nuevo!”. ¿Alguna vez te has sentido así?

Estas palabras salieron de la boca de una niña, pero contenían sentimiento de adulto. Cuando nos sentimos decepcionados o dubitativos o no nos gusta cómo
están saliendo las cosas, cuestionamos la sabiduría de Quien está al mando. Con la lógica de un niño de 3 años, Andrea no podía aceptar que una bicicleta no
fuera lo ideal para ella -la fuente de dicha eterna- y que aquel que podía proporcionársela estaba allí, sentado y cruzado de brazos.

Si estás siendo tentado en algún área de tu vida hoy, recuerda lo que Moisés les dijo a los israelitas: “…te ha traído… Dios (en el) [al] desierto… para saber lo que había en tu corazón…” (Deuteronomio 8:2). El Señor permite que experimentemos cosas para revelar lo que hay en nuestros corazones y para fortalecer nuestra confianza en Él. ¿Estás enfadado y resentido hoy por como Dios te ha tratado? ¿O has decidido confiar más en Él por lo que ya te ha hecho superar?