bienaventuranzas lloran bibliaLAS BIENAVENTURANZAS – “BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, PORQUE RECIBIRÁN CONSOLACIÓN

“BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, PORQUE RECIBIRÁN CONSOLACIÓN” (Mateo 5:4)

La aflicción es el precio que pagamos por el amor. Amar a fondo es también sufrir profundamente nuestras pérdidas. Henri Nouwen escribió: “Cuando el dolor nos impacta con dureza, nos preguntamos: ‘¿Por qué ha ocurrido esto? ¿Acaso ha sido para recordarnos la brevedad y fragilidad de la vida? ¿Para fortalecer la fe de los que lo soportan y siguen adelante?’. Es difícil contestar “sí” cuando todo parece ser sombrío. En esos momentos, lo que verdaderamente nos importa es ser aliviados de nuestro dolor. Pero cuando pasamos por la adversidad -en vez de evitarla-, la contemplamos de diferente manera. Llegamos a estar dispuestos a aprender de ella. Al igual que José en Egipto, somos capaces de ver como Dios puede hacer uso de la adversidad para un fin más importante. En última instancia, experimentar el duelo significa afrontar aquello que nos hiere en presencia del Único que es capaz de sanar nuestras heridas”.

David escribió: “Por la noche durará el lloro y a la mañana vendrá la alegría” (Salmo 30.5b). ¡La mañana siempre llega! El tiempo aliviará tu dolor. Tu disposición a aferrarte al dolor en lugar de escapar de él es prueba de ello. No significa que lo olvidarás, sino que lo recordarás de manera distinta, con mayor gratitud y menos dolor.

Tu futuro no está en las manos de tu patrón, tu banquero, tu agente de bolsa, ni siquiera en las de tu familia. No, está en las manos del Señor, y Él estará contigo aun cuando nadie te esté apoyando. ¿No ha sido Él Quien siempre te ha protegido, provisto, y consolado? Los tiempos y las estaciones cambian, pero no así “el Dios de toda consolación”. Él nos ha prometido que nunca nos abandonará.

Así que, anímate; ¡Él estará hoy contigo dondequiera que vayas!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí