perfeccionismo biblia1¿Cuál es la verdadera cura contra el perfeccionismo Según La Biblia?

“…HERMANOS, TODO LO QUE ES DE BUEN NOMBRE…, SI ALGO DIGNO DE ALABANZA, EN ESTO PENSAD” (Filipenses 4:8)

¿Alguna vez has conocido a un perfeccionista que fuera realmente feliz?

¡Probablemente no!

Cuando las cosas tienen que ser siempre de determinada manera, la vida te puede hacer bastante miserable, porque la vida cambia constantemente.

En vez de ser agradecidos por sus bendiciones, los perfeccionistas tienden a centrarse en lo que está mal, y en su necesidad de arreglarlo. Puede tratarse de un cuarto de baño desorganizado, una abolladura en el coche, un trabajo que no hicieron perfecto, o unos cuantos kilos que les gustaría perder.

O se trata de las imperfecciones de otra persona: [highlight]la forma de vestir, de comportarse, o de vivir su vida. El mero hecho de que los perfeccionistas se fijan todo el tiempo en los fallos, les hace incapaces de estar contentos, ¡porque la gratitud está en meollo de la felicidad![/highlight]

Esto no tiene nada que ver con intentar hacerlo mejor; sino con ¡la fijación en lo que está mal!

Claro que siempre hay un mejor modo de hacer algo, pero esto no significa que no se pueda disfrutar de la vida tal y como es en este momento.

“¿Cuál es la cura para el perfeccionismo?, te preguntarás.

Detente antes de que caigas en la costumbre de insistir en que las cosas deberían ser diferentes de como son.

Recuerda tranquilamente que la vida está bien, y de que -en ausencia de tu juicio- todo saldrá muy bien. [highlight]¿Por qué?

¡Porque Dios está en control! Empieza a tratar tu necesidad de perfección, desarrollando una actitud de confianza y gratitud. Cuando lo hagas, empezarás a descubrir lo maravillosa que es la vida en realidad.[/highlight]