DOMINGO DE RESURRECCION: LA TUMBA ESTA VACÍA !

“YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA…” (Juan 11:25)

Felipe de 9 años tenía el síndrome de Down. En la escuela dominical, los niños se burlaban de él porque era “diferente”. El domingo antes del día de Resurrección, el maestro le dio a cada niño un huevo de plástico y les pidió que buscaran símbolos de nueva vida, como semillas o brotes y que los pusiera después en el huevo.

La idea era de abrir los huevos el próximo domingo y de hablar sobre lo que habían encontrado. Cuando los muchachos volvieron, habían acumulado cosas como flores, mariposas y piedras. Pero cuando el maestro abrió el huevo de Felipe, éste estaba vacío. Un niño dijo: “Eso no es justo, no lo hizo bien”. Felipe tiró de la manga del maestro y dijo: “Sí que lo hice bien. Está vacío porque la tumba está vacía. Y por eso tenemos nueva vida”. La clase se quedó boquiabierta y desde entonces él fue parte del grupo.

La familia de Felipe sabía que su tiempo era corto; habían demasiados problemas para un cuerpo tan pequeño. Murió durante aquel verano? Mientras la clase de niños de ocho años se enfrentaba a la realidad de la muerte, se marcharon hacia el altar, pero no con flores. Cado uno, al lado de su maestro, puso un huevo de plástico vacío sobre el pequeño ataúd de su amigo.

Jesús dijo: “Yo soy la Resurrección y la Vida; el que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25). Max Lucado dijo: “La Cruz es abundante con dádivas de Dios… A medida que “sientes la madera”… la “trenza de la corona de espinas”, y “tocas sus puntas” ? haz una pausa y escucha. Quizá le oigas susurrando: “Lo hice precisamente por ti”. Por lo tanto, ¿estás dispuesto a vivir por Él?

  • Esther Hernández López dice:

    es un maravilloso devocional, que me ha hecho reflexionar, muchas gracias