Los que contaminan y los que purifican

“…SIGAMOS LO QUE CONTRIBUYE A… LA MUTUA EDIFICACIÓN” (Romanos 14:19)

Tenemos la tendencia a adoptar las actitudes de aquéllos con los que pasamos más tiempo. Por eso Pablo escribió: “…para ser mutuamente confortados por la fe…” (Romanos 1:12).

Fred Smith señalaba que en cualquier grupo hay dos tipos de personas: los que contaminan y los que purifican. Los que contaminan son como chimeneas que no paran de arrojar humo sucio. No les gustan los “cielos despejados”. No importa lo bueno que sea algo, siempre encuentran la forma de ennegrecerlo. Cuando las personas a su alrededor respiran sus “toxinas”, se encuentran cada vez peor. En cambio, los que purifican, mejoran su entorno. No importa lo contaminada que esté la atmósfera, ellos “aspiran” como todos los demás las palabras “tóxicas” de los que contaminan, pero las “filtran” antes de pasárselas a otros. Lo que entra ennegrecido y negativo, sale fresco y puro.

Así que, ¿eres alguien que contamina o alguien que purifica? Cuando pasas tiempo con otros, ¿se marchan sintiéndose mejor o peor? ¿Purificas el ambiente dándoles nuevas perspectivas y ánimo, o se van sintiéndose desesperanzadosí Fíjate en como las personas responden a tu actitud y sabrás a qué grupo perteneces.

Una última observación: los escépticos normalmente consiguen lo que esperan. ¡Los creyentes también!

Buscar lo mejor de Dios en cada situación no sólo es bíblico sino que además te hace ver oportunidades que de otro modo te perderías. Ver a las personas con los ojos de Dios provoca que se sientan atraídas y abiertas hacia ti. ¿Es esto importante? ¡Con toda seguridad!

No olvides que enseñamos con el ejemplo de nuestra vida, así que: Trata de hacer más y hablar menos, recuerda siempre que: Tu actitud les tocará mucho antes de que lo haga tu mensaje.

Mil Bendiciones!

  • ¿eres alguien que contamina o alguien que purifica? Cuando pasas tiempo con otros, ¿se marchan sintiéndose mejor o peor? ¿Purificas el ambiente dándoles nuevas perspectivas y ánimo, o se van sintiéndose desesperanzados? Fíjate en como las personas responden a tu actitud y sabrás a qué grupo perteneces. Ay yayay! esto es duro he? Gracias bendiciones.