Inicio » Devocionales cortos » La Razón Por La Que Has Sido Protegido

La Razón Por La Que Has Sido Protegido

La razón por la que has sido protegido

“VI A DIOS CARA A CARA, Y FUE LIBRADA MI ALMA” (Génesis 32:30b)

¿Te das cuenta de que sin la mano de Dios en tu vida no estarías hoy aquí? David dijo: “…el que rescata del hoyo tu vida…” (Salmo 103:4). El motivo por el que no te mataste en aquel accidente, o ese tumor no te arrebató la vida es porque el Señor todavía no ha terminado su programa contigo. La verdad es que tus amigos (y algunos de tus enemigos) no creían que fueras a llegar tan lejos. Pero Dios te alcanzó, te salvó y te colocó en el lugar donde te encuentras hoy.

Cuando el Señor terminó de luchar con él, Jacob dijo: “Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma” (Génesis 32:30b). Y la tuya también lo fue. ¿Que por qué? Pues, porque hay mucho más por venir.

La Biblia dice: “…Dios… llama las cosas que no son como si fueran” (Romanos 4:17b). El Señor quiere colocar en tu vida cosas buenas que no estaban allí antes. Fíjate, sin embargo, “…se quedó Jacob solo…” (Génesis 32:24). Cuando Dios trata contigo sobre temas importantes, Él lo hace cara a cara, y no entre la muchedumbre. De hecho, el gentío te puede impedir oír la voz del Señor. Ahora bien, estar a solas con Dios puede hacerte sentir amenazado, porque tu camuflaje y tu ego te son despojados. Es posible que tu primer impulso sea quedarte en la multitud, pero pronto descubrirás que ella no puede calmar la inquietud de tu espíritu. ¡Esa inquietud es el Señor llamándote a una cita con Él!

Así que, como Jacob, no tengas miedo de luchar con Él hasta el amanecer, hasta que veas su rostro, experimentes su gracia, y descubras su finalidad para tu vida.

Deja un comentario

155 Compartir
Comparte155
Tweet
WhatsApp
Comparte