Letrero vision

Ver lo Que Otros No Ven

“COMO AGUAS PROFUNDAS ES EL CONSEJO EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE, PERO EL INTELIGENTE SABE ALCANZARLO” (Proverbios 20:5)

Haber sido creados a la semejanza de Dios nos proporciona un potencial asombroso. Pero a veces se requiere un hombre “…inteligente…” para darse cuenta y “…alcanzarlo” (Proverbios 20:5b). Muchos de nosotros tenemos el don de ver lo que es obvio.

Rápidamente “etiquetamos” a las personas como arrogantes, irritables o débiles. Sin embargo, una persona con entendimiento espiritual ve por encima de eso las esperanzas y miedos que hay detrás de su conducta.

Aquéllos que conocían a Pedro, conocían su tendencia a decir disparates, y su impulsividad. Pero Jesús vio más. Por eso lo renombró “Pedro”, que significa `roca’ o `piedra’, que son las adecuadas como base. ¿Te imaginas las caras de los discípulos cuando Jesús dijo: “…tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán” (Mateo 16:18)?
Pedro se convirtió en un pilar y en un líder respetado. Y eso fue así porque Jesús tuvo la capacidad y la voluntad de mirar más allá de sus cualidades superficiales para ver lo que había en su interior.

Hoy necesitamos más: padres que oren por sus hijos, miren más allá de sus defectos y “saquen a la luz” su singularidad; cónyuges que busquen tesoros escondidos en su “media naranja”; jefes de negocios que traten a sus trabajadores con respeto y hagan compatibles sus talentos con sus responsabilidades; seguidores del Señor que perdonen los tropiezos de los creyentes jóvenes y trabajen en su crecimiento; testigos que miren a los que están perdidos a través de los ojos de Jesús y reconozcan lo que su poder transformador es capaz de realizar. Así que, pide hoy a Dios unos ojos que te permitan ver aquello que otros no ven.