Reconoce A Tus Líderes Y Síguelos

“…A DONDEQUIERA QUE TÚ VAYAS, IRÉ YO…” (Rut 1:16)

Puedes pasar tu vida por todas partes, y con todo el mundo, haciendo cualquier cosa, para de repente estar involucrado con alguien y sentir que tu destino está ligado a aquella persona. Es lo que le hizo a Eliseo dejar su granja y seguir a Elías para “lavar su ropa y poner la tienda” (lee 1 Reyes 19). Es lo que instó a Timoteo frecuentar a Pablo, un anciano que se estaba preparando para ser ejecutado (lee 1 Timoteo 1:2). Mientras le pasó los libros y su capote (lee 2 Timoteo 4:13) por una ventana de la prisión, Timoteo le diría algo así: “Hay una cosa en ti que me impresiona. Sin ti no alcanzaré mi destino”. Rut se quedó cerca de su suegra Noemí porque ésa estaba al tanto de las cosas. Escucha: “…a dondequiera que tú vayas, iré yo…” (Rut 1:16).

reconoce a tus lideres siguelos.jpg
Liderazgo Cristiano – Reconoce a tus Líderes

El hecho de que Noemí era de una nacionalidad distinta y de diferente edad no le importó a Rut, aunque indudablemente hubo momentos en los que no se relacionaron en absoluto. Cuando Dios quiere hacerte madurar y ampliar tu “horizonte”, Él enviará a alguien a tu vida con experiencias y perspectivas diferentes. Noemí era los “ojos y oídos” de Ruth en un mundo que ella no conocía; era su líder y guía para evitar peligros. Noemí entendió de donde procedió Ruth, y esto es importante porque todos somos el producto de nuestro pasado. También sabía donde Ruth tenía que ir; todo lo que Ruth necesitaba era valor y humildad para seguir sus consejos.

El Señor está levantando constantemente a personas para asumir nuevos desafíos. Si esperas que te llame para una tarea, reconoce a aquéllos que Él envía para prepararte. Ya sea que vengan para consolarte, aconsejarte, corregirte o desafiarte, recuerda las palabras de Jesús:

“El que reciba al que Yo envíe, Me recibe a Mí…”‘ (Juan 13:20).