Despedazando El “Mito de la Perfección”

“EN ÉL… (HABIENDO) [HEMOS] SIDO PREDESTINADOS CONFORME AL PROPÓSITO DEL QUE HACE TODAS LAS COSAS SEGÚN EL DESIGNIO DE SU VOLUNTAD” (Efesios 1:11)

Sarah Ban Breathnach dijo: “El perfeccionismo tiene muchos seudónimos: `lograrlo’, `arreglarlo’, `revisarlo’, `retocarlo’ y `tener estándares altos’, y sin embargo, no tiene nada que ver con estas cosas. El perfeccionismo es una negación a seguir adelante. Es un sistema maniático debilitante y cerrado que te inmoviliza, una búsqueda de lo peor que hay en nosotros, la parte que nos dice que nada de lo que hagamos es lo suficientemente bueno”.

Diariamente, los medios de comunicación y la industria de entretenimiento gastan millones y millones, bombardeándonos con imágenes inalcanzables de una perfección artificial. Te hacen creer que deberías ser más delgado, más elegante, mejor, en fin, cualquier cosa que no sea como Dios te hizo. Al mirar a tu alrededor, todo lo que ves son personas que parecen ser más felices, más inteligentes y más ricas que tú. Es como si ellos supieran el secreto y tú no.

el mito de la perfeccion.jpg
El Mito De La Perfección

¿Te das cuenta de que por estar menospreciándote constantemente, estás insultando a tu Creador? La Palabra de Dios dice que “…formidables y maravillosas son tus obras…” (Salmo 139:14). En sus ojos eres “bueno” (lee Génesis 1:31b), porque Él nunca hace nada que no lo sea. Dios te hizo con un propósito específico. Pablo dijo que “En Él… (habiendo) [hemos] sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” (Efesios 1:11). De manera que, si estás luchando en la interminable búsqueda de la perfección, ora así:

“Padre, tú eres mi Hacedor, mi Sustentador y mi Recompensa. Tú eres también el Amante de mi alma. A pesar de mis limitaciones y mis luchas, Te agradezco el trabajo que has hecho y continúas haciendo en mí. Ayúdame a honrarte amándome y aceptándome a mí mismo como Tú lo haces. En el Nombre de Jesús. Amen”.