¿Cómo Desarrollar Una Disciplina Espiritual?

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina…” (1 timoteo 4:16)

Sólo hablar de la disciplina espiritual no te va a llevar muy lejos, y mucho menos el hablar de cuánto la necesitan los demás. Describiendo a unos amigos que conocía de toda la vida, Scott Turow escribió: “Hace muchos años conocí su secreto más sucio y desagradable: que su pasión por cambiar el mundo venía de la incapacidad de cambiarse a sí mismos”. ¡Hola! ¿Hablas mucho de cosas que no has experimentado personalmente, usándolo como una cortina de humo para tapar tu propia superficialidad? Entiende esto: desarrollar una disciplina espiritual es algo que requiere muchísimo esfuerzo y se hace casi siempre en secreto, es humillante, y no siempre divertido. Examinémoslo por partes:

disciplina-espiritual
Desarrollar Una Disciplina Espiritual

¿Requiere muchísimo esfuerzo? Absolutamente. Significa ser más duro con uno mismo de lo que uno quisiera. Exige comprobar con regularidad tu forma de expresarte, tus relaciones y elecciones vitales, y corregirlas cuando sea necesario. ¿Hacerlo en secreto? Sí; cuando te estás esforzando para desarrollar una disciplina espiritual, es sabio no hablar mucho de lo que estás haciendo. Hablar es fácil; simplemente, ¡hazlo! ¿Es humillante? ¡Sin ninguna duda! Algunos días es como dar un paso hacia delante y dos hacia atrás… La disciplina espiritual requiere “seguir la trayectoria” mientras otros se apartan sin querer reconocerlo, o poniendo excusas. ¿No es siempre divertido? Desarrollar una vida de disciplina espiritual es una experiencia que te da satisfacción, pero no siempre es divertido. Pon atención a lo que escribió Pablo:

“…yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire; sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corintios 9:26-27).

  • me gustaria recibir los devocionales y estudios biblicos
    bendiciones en cristo jesus