Proverbios 18:22 El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová

A veces es difícil ser un cristiano soltero en una comunidad de personas casadas. Muchos de nosotros nos preguntamos por qué no hemos podido experimentar una relación de por vida con una pareja cristiana. Algunos de nosotros hemos tomado decisiones horribles en las relaciones y tenemos miedo de fracasar de nuevo. Algunos de nosotros nunca hemos experimentado una relación; sin embargo, el anhelo de compañerismo todavía prospera en nuestros corazones.

Un buen hombre encuentra una buena mujer:

Cuando hay paz y satisfacción…

“No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.” (Filipenses 4:11)
Un creyente que anhela estar casado encuentra su paz y satisfacción antes del matrimonio. Ellos están completos en Cristo, sean solteros o casados porque su alegría está firmemente conectada con el Señor.

Cuando hay oración y expectativa…

Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”(Marcos 11:24).
Un creyente que anhela casarse está orando con la expectativa de que Dios responda en Su voluntad y tiempo. Están buscando al compañero correcto en Dios primero y ante todo.

Halla-Esposa-Halla-Bien
El Que Halla Esposa Halla El Bien, Y Alcanza la Benevolencia de Jehová

Cuando hay pureza de mente y cuerpo…

“¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Con todo mi corazón te he buscado; No me dejes desviarme de tus mandamientos” (Salmo 119:9-10).
Un creyente que anhela casarse se esfuerza por mantener su mente y cuerpo puros evitando música, programas de cine/TV o  redes sociales que los tientan hacia la inmoralidad sexual.

Cuando Dios la prepare…

“Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti.” (Job 42:2).
Un creyente que anhela casarse aprenderá a tener paciencia en confiar en Dios. El Señor enviará a la persona correcta en el momento adecuado. Estos hombres saben que Dios tiene los mejores deseos en el corazón.

ORACIÓN:
Amado Dios, ayúdame a mantener mis ojos en Ti. Envia a la persona adecuada para toda la vida. En el nombre de Jesús, amén.