promesas-Dios-si-amen
2 Corintios 1:20 Porque todas las promesas de Dios son en el Sí

Nunca olvidaré el día en que un amigo rompió su promesa. Confiaba en que guardaría mi secreto debido a nuestra amistad; pero, ¡me traicionó antes de que terminara el día!

2 Corintios 1:20 Porque todas las promesas de Dios son en el Sí

Aprendí una lección importante: la gente no siempre cumple sus promesas. No es que la gente siempre pretenda ser maliciosa o detestable; ellos son seres humanos y cometen errores.

Podría ser algo pequeño como llegar 15 minutos tarde sin llamar primero o algo grande como romper un compromiso. Más aún, Dios no es como nosotros.

En el libro de Números 23:19 dice: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Ha dicho, y no lo hará? ¿O ha hablado, y no lo cumplirá?”

Dios tiene un historial perfecto en cumplir sus promesas. Él cumplió Su promesa a Abraham y a Sara de tener un heredero. También cumplió Su promesa a los israelitas de alcanzar la Tierra Prometida. Y qué decir de Su promesa a David de que el Rey de reyes vendria de su linaje.

promesas-Dios-si-amen
Porque todas las promesas de Dios son en el Sí 2 Corintios 1:20

Dios también nos cumple sus promesas: Él nunca nos dejara ni nos abandonará. Él promete el don del Espíritu Santo a todos aquellos que buscan al Salvador. Nos promete vida eterna después de la muerte. Nunca nos mentirá ni una sola vez.

Nuestra respuesta a las promesas de Dios es confianza en Él aun cuando no entendamos todo lo que nos rodea. A medida que continuamos madurando en nuestro caminar espiritual, aprendemos a abrazar sus promesas y no dudar de su bondad.

Una promesa hecha es una promesa cumplida para nuestro Dios.

Oración

Amado Señor, ayúdame a confiar en Tus promesas aun cuando sienta que mi vida está fuera de control. Sé que Tú cumplirás tus promesas conmigo. En el nombre de Jesús, amén.