instruye-al-nino-biblia
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6

Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Hay incontables niños que han transitado por el camino de la rebelión y que han tenido padres cariñosos y atentos. Al mismo tiempo, hay niños exitosos que tienen padres desatentos y sin amor. Como madres y padres, no podemos controlar el resultado y las decisiones de nuestros hijos. Sin embargo, a través del poder de Cristo tenemos la habilidad de influenciarles para que elijan las decisiones correctas.

¿Qué hacer cuando estamos criando a Nuestros Hijos?

– Conoce a Dios por ti mismo.

“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.” (1 Juan 4:7)

Tenemos intimidad con Dios a través de la oración y la meditación de Su palabra. Al hacer esto, podemos discernir Su voz sobre todas las demás voces dentro y fuera de nosotros mismos.

– Invertir en su crecimiento espiritual.

“Los enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellos cuando te sientes en tu casa, y cuando andes por el camino, y cuando te acuestes, y cuando te levantes.” (Deuteronomio 6:7.)

Invertir en ellos espiritualmente es más que llevarlos a la iglesia, es hacer que Dios sea real para ellos a través de la oración y la lectura conjunta de la Palabra de Dios. Cuando hacemos esto, aprendemos a capitalizar las oportunidades de conectar sus alegrías y penas de la vida diaria con Dios.

instruye-al-nino-biblia
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6

– Haz lo correcto.

“Y haréis lo recto y lo bueno a los ojos de Jehová, para que os vaya bien, y entréis y toméis posesión de la buena tierra que Jehová juró dar a vuestros padres”. (Deuteronomio 6:18)

No es “hacer lo que digo, si no lo que hago”, y “ser imitadores de mí, como yo soy de Cristo”. (1 Corintios 11:1).

– Decirles la verdad.

“Más bien, diciendo la verdad en amor, debemos crecer en todo en aquel que es la cabeza, en Cristo.” (Efesios 4:18.)

Cuando nuestros hijos crecen, tenemos la oportunidad de hablar la palabra de Dios en sus vidas regularmente para que las semillas sean enterradas profundamente en sus corazones.

Oración:

Amado Señor, Tú eres mi luz y mi dirección para criar a mis hijos en el Señor. Busco Tu sabiduría y fortaleza para terminar bien este viaje de la paternidad. En el nombre de Jesús, amén.