Home / Preguntas y Respuestas Cristianas / ¿Qué es la hipergracia? ¿Qué Dice La Biblia? ¿Es bíblica?

¿Qué es la hipergracia? ¿Qué Dice La Biblia? ¿Es bíblica?

¿Qué es la Hipergracia Según La biblia? ¿Qué dice La Palabra de Dios?

La Hiper

Cualquiera que haya estado cerca de niños pequeños sabe que puede volverse muy hiperactivo. Hiper significa extremadamente excitado o extremadamente activo.

Podría referirse a alguien que está sobreestimulado, nervioso, obsesivamente preocupado, e incluso fanático o rabioso.Así puesel término hipergracia se refiere a una forma extrema de gracia, y tristemente, a la exclusión de otras doctrinas bíblicas.

Parece que cada vez que enfatizamos demasiado una doctrina, es para excluir otras doctrinas. Un ejemplo es, sabemos que no somos salvos por obras, pero somos salvos para hacer buenas obras (Efesios 2:8-10).

Ahora bien, si hacemos buenas obras, no estamos ganando nuestra salvación, sino obrando conforme a nuestra salvación. Sabemos que nuestras obras no serán aceptadas por Dios, así que debemos pensar en la gracia y misericordia de Dios.

Nuestra devoción y amor por Cristo por librarnos de la ira de Dios debe obligarnos a querer hacer cosas por Él, y estas cosas son claramente reveladas en la Biblia (Mateo 25:35-36, 28:18-20), entonces ¿por qué es tan peligrosa la hipergracia? ¿Por qué se está volviendo tan popular entre los cristianos profesantes? Esa es la razón por la que escribí esto. Yo también tengo algunas preocupaciones sobre esta asunto, y te mostraré cuáles son.

La Gracia

Cuando la hipergracia es el enfoque principal, entonces quitamos nuestros ojos de la necesidad del arrepentimiento diario y la confesión del pecado (1 Juan 1:9).

Sentimos que la gracia de Dios es suficiente para cubrir todos nuestros pecados, y lo es, pero a veces la gente abusa de esa gracia, y eso es terreno peligroso para caminar.

Tú y yo no queremos ser presuntuosos acerca de la gracia de Dios ni aprovecharnos de su gran bondad. La mayoría de los creyentes entienden que es “por gracia que has sido salvos por medio de la fe. Y esto no es obra tuya; es don de Dios, no fruto de obras, para que nadie se gloríe” (Efesio 2: 8-9).

Así que en primer lugar, no tenemos por qué jactarnos. El apóstol Pablo dijo que su deseo era que ninguno de ellos fuera “hinchado a favor de los unos contra los otros” (1 Corintios 4:6), porque ninguno de nosotros tiene razón de ser. Pablo pregunta:

“¿Qué tenéis que no hayáis recibido? Si, pues, lo recibisteis, ¿por qué os gloriáis como si no lo hubieseis recibido?

Ninguno de nosotros puede jactarse de nada más que de Cristo. No trajimos nada a Dios excepto nuestros pecados y a Él se lo debemos todo, así que es por gracia, un regalo gratuito de Dios, que hemos sido salvados.

Es por eso que la gracia es tan asombrosa, pero cuando es abusada, como con aquellos que practican la hipergracia, se acerca peligrosamente a pisotear la sangre de Jesucristo.

Hipergracia

Puesto que muchos que creen en la hipergracia, o al menos viven como ellos quieren y no como Dios manda. Ellos realmente no comprenden la gracia de Dios. Ya que ellos creen que la gracia de Dios cubre todos sus pecados; pasados, presentes y futuros, ellos toman ventaja de esa gracia y pecan aún más.

Esto es justo contra lo que Pablo luchó. Él les preguntó: “¿Y qué? ¿Debemos pecar porque no estamos bajo la ley sino bajo la gracia? De ninguna manera” (Romanos 6:15). Sólo porque ahora estamos bajo la gracia y no estamos condenados ante la ley no significa que podamos quebrantar la ley intencionalmente.

Cuando rompemos las normas de Dios, ellas pueden quebrantarnos. Esa persona puede ser salvada, pero las consecuencias por su desobediencia serán su paga.

Hemos sido salvos por gracia y no por obras, pero eso no significa que podamos vivir como solíamos vivir. Si alguien cree que ha sido salvo, pero vive de la misma manera que antes, es posible que nunca haya nacido de nuevo en primer lugar. Por eso la hipergracia es tan peligrosa. No se preocupa por el pecado o el arrepentimiento o la superación del pecado o el crecimiento en santidad (o santificación).

Pablo dice que “el pecado no se enseñoreará de vosotros, porque no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia” (Romanos 6:14), así que si el pecado sigue enseñoreándose de alguien, entonces esa persona no puede ser salva en absoluto.

Para ellos, la gracia es simplemente un paso libre al pecado. Casi como la forma en que la Iglesia Católica vendía indulgencias hace cientos de años. Eso fue suficiente para que Martín Lutero iniciara la Gran Reforma, aunque no tenía idea del impacto que tendría.

El Consejo Para Los de La Hipergracia

Es bueno aprender cosas nuevas de las Escrituras, pero cuando lo hacemos excluyendo otras doctrinas esenciales, no obtenemos todo el consejo de la Palabra de Dios (Hechos 20:27).

Los seguidores de Juan el Bautista se enfocaron en el bautismo y el arrepentimiento, lo cual es bueno, pero realmente no entendieron todo el evangelio y cuál era la misión de Jesús y lo que Él cumplió en el Calvario.

Cuando Pablo se encontró con algunos de los discípulos de Juan el Bautista, “les dijo:

“¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?” Ellos respondieron: “No, ni siquiera hemos oído que haya Espíritu Santo”. Y él respondió: “¿En qué, pues, fuisteis bautizados?” Ellos dijeron: “En el bautismo de Juan” (Hechos 19,2-3).

Sólo conocían el arrepentimiento y el bautismo, pero sin el Espíritu de Dios, no podrían conocer realmente a Cristo.

Necesitaban todo el consejo de Dios. El arrepentimiento y el bautismo no fueron suficientes… ¡necesitaban a Cristo, y también la gente de la hipergracia! Necesitan arrepentimiento diario. Ellos también deben tener cuentas cortas con Dios con respecto a los pecados. Debemos venir al Señor para una limpieza diaria.

La gente que cree en la hipergracia deja que se acumule mucho pecado al no preocuparse por su pecado ya que piensan que están bajo la gracia y no bajo la ley, pero se están aprovechando de la sangre derramada por Jesús y pecan voluntariamente después de conocer la verdad. Alguien que vive así seguramente no tiene todo el consejo de Dios. Debemos ser santos como Dios es santo. No sin pecados, pero debemos encontrarnos pecando menos con el tiempo.

La gracias son las riquezas de Dios a expensas de Cristo, así que ¿cómo podemos abusar de esa gracia por la cual Cristo sufrió tanto? ¿Por qué tomar a la ligera el sacrificio supremo de la historia humana?

Debemos siempre humillarnos y rendirnos a Dios después de todo lo que Él ha hecho por nosotros.

Jesús vino a dar su vida como rescate por los muchos que confiaron en él (Marcos 10:45), así que ¿por qué presumir de Jesús rescatando su vida por nosotros? Es impensable. No es el corazón de un creyente que está buscando a Cristo y Su justicia sobre todas las cosas (Mateo 6:33).

Tal vez esa persona debería leer Mateo 7:21-23 y tomárselo en serio. Jesús advirtió: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21).

Dice: “En aquel día (el día del Juicio) muchos me dirán: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchas maravillas?

Él no dice Felicidades y bienvenidos al reino, Dice: “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7,23). Aquellos que pisotean la sangre de Jesucristo al pecar sin culpa o creen en la hipergracia están viviendo en la anarquía espiritual.

Y la anarquía espiritual no es un estilo de vida vivido por alguien que entiende la gracia y alguien que ha sido salvo por la gracia… a menos que sea alguien que cree en la hipergracia (Mateo 7:23).

Los obreros de la iniquidad, aquellos que pecan y presumen de la gracia de Dios, deben temer este pasaje.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Comparte48
WhatsApp
Tweet
+1
Pin9
59 Compartir