silencio-Dios-biblia
El Silencio de Dios En La Biblia

“Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de Él es mi esperanza” – Salmo 62:5.

Desde hace algún tiempo, me ha molestado mucho el creciente nivel de ruido en nuestro mundo moderno. Mientras encendía la televisión sólo para llenar los sonidos del silencio en mi casa, hoy ya no lo hago.

Prepararme para salir en mi auto significaba subir el volumen de mi estación de radio favorita antes de que me abrochara el cinturón de seguridad.

Últimamente, a pesar del calor, he disfrutado escuchando el silbido del viento a través de la ventanilla de mi carro, en lugar de encender la música. Esto no es propio de mí porque me encanta escuchar alguna radio cristiana.

¿Alguna vez ha tenido momentos en los que anhela el silencio y desea que las televisiones dejaran de sonar, especialmente durante las epocas elecciones politicas?

O, como yo, ¿estás molesto por las vibraciones causadas por los estéreos de los carros que destruyen tus timpanos sin misericordia? ¿Encuentra molesto (e intruso) cuando alguien está hablando en voz alta en su teléfono celular mientras está en público?

En el libro “Disciplinas espirituales para la vida cristiana”, el autor Don Whitney escribe:

“Uno de los costos del avance tecnológico es una mayor tentación de evitar la quietud y el silencio.

Necesitamos darnos cuenta de la adicción que tenemos al ruido”.

¿Es la adicción al ruido un deseo de escapar de nuestros pensamientos?

Tal vez sea una manera de evitar lidiar con nuestros problemas o de evitar pensar en el lío en el que se encuentra nuestro mundo hoy en día.

¿Necesitas tomar un descanso del caos? ¿Qué podría pasar con tu relación con el Señor si lo hicieras?

biblia-palabra-Dios-silencio
El Silencio de Dios En Su Palabra

El teólogo alemán Meister Eckhart lo expresó de esta manera:

“Nada en toda la creación se parece tanto a Dios como el silencio.”

El pastor Charles Swindoll dice:

“Se nos ordena que nos detengamos (literalmente)….descansemos, nos relajemos, dejemos ir y hagamos tiempo para Él.

La escena es de silencio y quietud, escuchando y esperando ante Él”.

¡Qué experiencias tan extrañas en estos tiempos tan ajetreados! Sin embargo, conocer a Dios profunda e íntimamente requiere tal disciplina.

“El silencio es indispensable si queremos profundizar nuestra vida espiritual”.

Numerosas veces en las Escrituras leemos acerca de la necesidad de Jesús de estar a solas en intimidad con Su Padre Celestial.

Marcos 1:35 dice:

“A la mañana siguiente se levantó mucho antes del amanecer y salió solo al desierto a orar”.

En Lucas 4,42 leemos:

Si Jesús necesitaba tiempos de silencio, ¿cuánto más nosotros lo necesitamos en el mundo saturado de ruido de hoy?

Una persona dijo una vez:

“Necesitamos encontrar a Dios, y no lo encontraremos en el ruido y si en silencio. Dios es el amigo del silencio.

Mira cómo la naturaleza -árboles, flores, hierba- crecen en silencio; mira las estrellas, la luna y el sol, cómo se mueven en silencio…. Necesitamos silencio para poder tocar las almas”.

Por eso estamos aquí, para tocar las almas. Cuando nos tomamos el tiempo para hacer una pausa y reflexionar sobre el poder del silencio para restaurarnos y sanarnos, estamos mejor capacitados para ministrar a otros.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí