sangre-de-Jesus-versiculos-biblia
¿Que Cosas La Sangre De Jesús Ha Hecho Por Nosotros?

Cosas que hace la Sangre de Jesús Según La Biblia

Versículos Bíblicos que muestran los poderosos efectos de la sangre de Jesús derramado por nosotros

La sangre de Jesús provee la única solución a nuestro mayor problema. Nacemos en un mundo caído, resignado a participar en una existencia degenerada sin esperanza de recuperación.

El dolor del pecado y de la muerte se apegó inmediatamente a nosotros y puso en perpetuo movimiento los estragos de la muerte, acercándonos cada día más a nuestra muerte eterna. Incluso nuestra propia voluntad, separada de Dios, sería propiedad de nuestro mayor enemigo para diseminar el engaño y sellar mi propio destino.

Fuera del poder redentor de la sangre de Jesucristo, estábamos condenados. Pero Dios demostró Su propio amor por nosotros en que siendo pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:8). ¡Nuestro mayor problema ha sido resuelto!

30 Versículos de la Biblia Sobre La Sangre de Jesús

La sangre de Jesús tiene el poder de liberarnos de las garras de la maldición eterna, las ramificaciones para eso son inconmensurables. Quiero compartir una lista a continuación, junto con un versículo bíblico para cada enunciado, para que comiencen su viaje a través de la riqueza de cada verdad gloriosa.

¡La Sangre de Jesús es más poderosa de lo que piensas! Lee estos versículos y textos de la Biblia:

1) Mi deuda fue pagada, una vez y para siempre.

“28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”. (Hebreos 9:28)

2) Soy Justificado

“9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira” (Romanos 5:9)

3) Soy Perdonado

“7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7)

4) Soy Salvo De La Ira de Dios

“9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.” (Romanos 5:9)

5) Soy Sano Espiritualmente; un día incluso mi carne será reemplazada por un cuerpo incorruptible.

“…que llevó él mismo nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que nosotros, habiendo muerto al pecado, vivamos para la justicia, por cuyas heridas fuisteis sanados.” (I Pedro 2:24)

6) Estoy espiritualmente vivo

“Jesús les dijo: “De cierto, de cierto os digo que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”. (Juan 6:53)

7) Mi juicio ha sido satisfecho y estoy en paz con Dios.

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. (Isaías 53:5)

8) El torrente sanguíneo de Su pueblo Israel será limpiado

“Y limpiaré la sangre de los que no había limpiado; y Jehová morará en Sion” (Joel 3:21)

9) Estoy Limpio

“Pero si andamos en la luz como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”. (I Juan 1:7)

10) Tengo el poder de vencer al enemigo en cada circunstancia

” Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.” (Apocalipsis 12:11)

11) Ya no estoy bajo la maldición de la ley.

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: “Maldito todo el que es colgado en un madero”)”. (Gálatas 3:13)

12) He sido redimido de la mano del enemigo

“En él tenemos redención por su sangre, el perdón de los pecados, según las riquezas de su gracia.” (Efesios 1:7)

13) Ya no soy un extraño en el pacto de la promesa

“…En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo”. (Efesios 2:12-13)

14) El acto final de expiación pública se ha hecho en mi nombre.

“Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona”. (Levítico 17:11)

15) He sido trasladado del reino del enemigo al reino de Dios.

“15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:15)

16) He ganado el favor inmerecido de Dios

“7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.” (Efesios 1:7)

17) He sido declarado justo

“Porque al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2 Corintios 5:21)

18) He sido justificado (como si nunca hubiera pecado)

” siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados….”. (Romanos 3:24-25)

19) Soy capaz de acercarme a Dios

“Pero ahora, en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.” (Efesios 2:13)

20) Puedo participar de la dulce comunión del recuerdo de su sacrificio

“De la misma manera, tomó el cáliz después de la cena, diciendo: “Este cáliz es el nuevo pacto en mi sangre, que se derrama por vosotros”. (Lucas 22:20)

21) Mi redención nunca perecerá

” sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”. (1 Pedro 1:18-19)

22) Jesús testifica de mi que estoy limpio

“… y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre.” (Apocalipsis 1:5)

23) Soy libre

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”. (Gálatas 5:1)

24) Estoy protegido del juicio eterno

” vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró.” (Éxodo 12:27)

25) Estoy libre de una conciencia de pecado por la culpa.

“acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.” (Hebreos 10:22)

26) Ya no soy condenado

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. (Romanos 8:1)

27) He sido separado del mundo y declarado santo (totalmente) a Dios

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. (Gálatas 2:20)

28) Puedo proclamar la victoria total

“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.” (Apocalipsis 12:11)

29) Puedo entrar confiadamente al lugar santísimo y vivir

” Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,  acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura”. (Hebreos 10:19-22)

30) Tengo más revelación de quién es Dios

“el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas….”.(Hebreos 1:3)

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí