vestios-toda-armadura-biblia
¿Cómo prepararse para la guerra espiritual Según La Biblia?

Guerra Espiritual ¿Cómo Estar Preparado En La Palabra de Dios?

Batalla invisible

Recuerdo que en Star Trek, los klingons tenían un dispositivo de ocultación. Eso los hizo aún más peligrosos porque un enemigo invisible es un enemigo más peligroso que aquel que se puede ver.

Un enemigo que no puedes ver puede lastimarte mucho más fácil y rápido, y eso es lo que la mayoría de los creyentes enfrentan todos los días. Satanás y sus demonios están constantemente atacando, acosando y tratando de influenciar a los hijos de Dios para que actúen como los hijos del Diablo, así que si estamos bajo ataque espiritual en este momento, tal vez podamos ayudar.

Ayuda saber que estamos luchando contra un enemigo invisible, pero en realidad, es un enemigo que ya ha sido derrotado por Cristo en la cruz. Pero debemos recordar que habrá trampas hasta que Cristo regrese, y “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Ef 6:12). Por eso es esencial que “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” (Ef 6:11).

Tu adversario el diablo merodea como un león rugiente, buscando a alguien a quien devorar.

Estar Atento

El mundo en general no cree en Satanás o en demonios, aunque existan. El apóstol Pedro nos dice: “Sed sobrios, velad. Vuestro adversario el diablo anda como león rugiente, buscando a quien devorar” (1 Ped 5:8), y recordad, Pedro sabía de Satanás. ¿Recuerdas “apartate de mí, Satanás” (Mateo 16:23)?

Lo que se nos dice que hagamos es: “Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y él huirá de vosotros” (Santiago 4:7).

Si no somos conscientes de sus planes, es más probable que caigamos con ellos. Aquellos que no han recibido el Espíritu de Dios no pueden conocer a Dios. Pablo explica que “aunque nuestro evangelio está encubierto, está encubierto para los que se pierden. En su caso, el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios” (1 Cor 4:3-4). Esta es una razón más para orar por los miembros perdidos de su familia, amigos, compañeros de trabajo, o incluso alguien que usted conoce en la calle.

¡Armadura arriba!

Hay una batalla espiritual en curso que no podemos ver… es un enemigo invisible que trata de frustrarnos a cada paso (Ef 6:12), Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Cor 10:3-5). Por eso debemos “tomar toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo hecho todo, permanecer firmes” (Ef 6:13).

Varias veces Pablo nos dice que “tomemos” las diferentes partes de la armadura, indicando que somos nosotros los que debemos actuar, pero la piedra angular de todo esto es que debemos estar “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Ef 6:18).

Un enemigo derrotado

Creo que damos a Satanás y a sus demonios demasiado crédito porque antes del Calvario, Jesús dijo, “en cuanto al juicio, porque el gobernante de este mundo es juzgado” (Juan 16:11), y “Ahora es el juicio de este mundo; ahora será echado fuera el gobernante de este mundo” (Juan 12:31).

Aunque Jesús ha vencido al mundo y las tentaciones de Satanás, todavía habrá trampas… como una guerra que ha terminado, pero algunos de los enemigos todavía están peleando. Satanás ha sido derrotado, y nunca obtendrá permiso de Dios para quitarnos la vida (Job 1:12).

Jesús dijo a sus discípulos: “Os he dado autoridad para hollar serpientes y escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo, y nada os hará daño” (Lucas 10:19).

Pablo declara que “nos ha liberado del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención, el perdón de los pecados” (Col 1:13-14).

El autor de Hebreos dice que fue “a través de la muerte que podía destruir al que tiene el poder de la muerte, es decir, al diablo” (Hebreos 2:14), ¡y eso es exactamente lo que sucedió!

No estamos peleando esta batalla espiritual por la victoria… estamos peleando desde la victoria… la victoria que Cristo ya ha ganado. Eso no significa que Satanás se vaya a rendir. En verdad, ha establecido sus propias iglesias, e incluso ha ordenado a algunos de sus siniestros ministros.

Pablo escribe que “tales hombres son falsos apóstoles, obreros engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues incluso Satanás se disfraza de ángel de luz. Así que no es de extrañar que sus siervos también se disfrazaran de siervos de justicia. Su fin corresponderá a sus obras” (2 Cor 11:13-15).

Espero que hayan puesto su confianza en Cristo. Si no, la Biblia dice (no yo) que eres un hijo del Diablo. Mucha gente dice que cree, pero Santiago dice: “… lo haces bien. Pero hasta los demonios creen y se tiemblan” (Santiago 2:19b).

Puedes creer en las sillas, pero si nunca te sientas en una, ¿has confiado en ella? No basta con decir “creo“. Jesús dijo que debemos arrepentirnos y creer (Marcos 1:14-15), o poner nuestra confianza en Él.

Si usted sabe de alguien que está bajo ataque espiritual en este momento, por favor comparta este escrito con ellos. Tal vez les dé algo de paz mental saber que Dios es más grande que Satanás y sus demonios, y aunque Satanás tiene cierto “poder”, Dios es todopoderoso, y tiene al diablo atado con una correa. Aun así, se nos advierte que “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Ts 2:9-10).