desafios-para-enfocar-fe-cristiana
¿Cuáles son tres de los desafíos más grandes para su fe cristiana?

¿Cuáles son tres de los desafíos más grandes para su fe cristiana?

La Religión

La religión es extremadamente importante para muchas personas alrededor del mundo, y la fe ha hecho cosas asombrosas para las personas en términos de sanarlas y guiarlas.

La mayoría de los cristianos quieren sentirse cerca de Dios, sentir que su atención y su enfoque y sus corazones están con Él, pero vivimos en un mundo de muchas distracciones e interrupciones, y a veces, es difícil encontrar esta sentimiento.

Si alguna vez te has sentado a través de un servicio de la iglesia y has encontrado tu mente deambulando, probablemente has experimentado culpa.

Si alguna vez te has dado cuenta, a mitad de la oración, que tus pensamientos no están con Él, pero te has perdido en algún pequeño desacuerdo o preocupación materialista, probablemente te has sentido mal.

La verdad es que nuestras vidas están ocupadas y a menudo luchamos por mantenernos en la tarea, incluso cuando la tarea es muy importante para nosotros. Las sensaciones negativas resultantes pueden incluso hacernos querer evitar pensar en nuestra religión, porque empezamos a asociarla con la culpa, así que aquí hay tres de las distracciones más grandes que enfrentamos en nuestra vida diaria, y algunas sugerencias de cómo puedes lidiar con ellas e impedir que se apoderen de tus pensamientos cuando quieres encontrar la paz y la intimidad de Dios.

Los medios de comunicación


Esta es quizás la mayor distracción de todas, y es una que es completamente imposible de ignorar, y muy difícil de controlar. Los medios de comunicación están en todas partes de nuestras vidas, desde las revistas, folletos y periódicos gratuitos que aparecen en nuestros buzones todos los días, hasta los anuncios que vemos en las calles y en la televisión.

Internet también cuenta. Los medios de comunicación pueden causar grandes distracciones, quitándonos los ojos del enfoque a Dios. Son ruidosos, ocupados, perturbadores y a menudo deprimentes. Parece que a los medios de comunicación sólo les interesa el materialismo y el consumismo; vender la próxima “gran cosa”. Su objetivo principal y general es captar nuestra atención, y a menudo tienen éxito en este intento.

Tenemos que perdonarnos a nosotros mismos cuando esto sucede porque la mayoría de los medios de comunicación están diseñados de tal manera que es extremadamente difícil ignorarlos. Es casi imposible apartar la vista de ellos y sacarlos de nuestras mentes.

Música pegajosa, frases memorables y videos divertidos – es tan tentador y atractivo que casi nos llama a posponer el tiempo de oración y disfrutar de algo alegre y sin esfuerzo. Lidiar con esto es difícil, y una de las mejores maneras de hacerlo es establecer límites conscientes para ti mismo.

No te prohíbas a ti mismo de todo “placer”, sino que restrinjas a lo que te parezca una buena cantidad de tiempo.

Decide cuántas horas de televisión quieres ver en una semana, apéguete a ella y sigue sólo los programas que realmente le gustan. Haz lo mismo con las revistas, los videojuegos y todos los demás tipos de medios de comunicación. No podemos quitarlos de nuestras vidas, pero podemos retomar el control de nuestras vidas y redistribuir nuestro tiempo para hacer espacio para Dios y su paz. Incluso cuando estamos cansados, debemos recordar que la oración y el descanso nos traerán más energía y revitalización que mirar los programas de televisión sin sentido y con publicidad agresiva.

El Materialismo

Esta es otra cosa difícil de equilibrar. Nuestro mundo se centra cada vez más en el materialismo y en tener lo mejor, y es muy difícil no dejarse atraer por el encanto de los nuevos y brillantes productos. Si vivimos en un barrio competitivo, tenemos niños que empiezan a darse cuenta de cómo viven “otras personas”, o pasamos mucho tiempo inmersos en la publicidad, por lo que es casi imposible no empezar a centrarse en las preocupaciones materialistas.

Patricia J. Brown, trabajadora social dijo: “Tenemos que hacer una pausa y respirar hondo cuando nos sentimos absorbidos por el consumismo. Tenemos que analizar los productos y preguntarnos si los necesitamos o si es agradable tenerlos. Tenemos que preguntarnos por qué significan algo para nosotros, y si podemos encontrar este valor en formas más espirituales”.

Esta presión es particularmente difícil de ignorar si tienes tiene hijos, sin importar su edad. Es muy probable que quieran el último juguete, para estar a la altura de los otros niños de la cuadra, así que decir “no” puede ser difícil. Trate de reemplazar “cosas” por experiencias y construyan juntos los recuerdos como una familia. Mantener tu casa libre de desorden te dará el espacio para respirar y mantenerte espiritual, y los recuerdos te ayudarán a seguir agradeciendo a Dios por las pequeñas cosas de la vida.

Las Preocupaciones Y La Ansiedad

Muchos de nosotros tenemos mucho de qué preocuparnos en estos días. Aquellos de nosotros que somos padres nos preocupamos por nuestros hijos y por el futuro que enfrentarán. Tenemos preocupaciones financieras, la presión para seguir el ritmo de los que nos rodean y ansiedad por nuestra salud.

Nos preocupa el medio ambiente, las guerras, la injusticia, la pobreza y la enfermedad. Con la enorme cantidad de información a la que ahora tenemos acceso, muchas de estas preocupaciones han sido multiplicadas por diez, y la presión puede ser abrumadora, sin embargo, esta distracción puede ser invertida, porque una de las mejores maneras de liberarse de las preocupaciones es dándolas a Dios (Mt 11:28-30). Pásalas a Su cuidado y Él les dará respuestas.

Leah M. Doherty, una consejera espiritual dice lo siguiente: “Las preocupaciones a las que nos enfrentamos son a menudo demasiado grandes para nosotros, por lo que nuestras preocupaciones no logran nada. Nos dejan agotados y cansados, estresados y sobreexcitados, llenos de simpatía y tristeza, pero no hacen ninguna diferencia en el sufrimiento del mundo. Debemos aprender a pasarlas a Dios, quien tiene el poder de sanar todas las heridas y corregir todas las injusticias. Tenemos que aprender a dejar que nuestras preocupaciones nos acerquen a Él, no a alejarnos de Él”.

No importa con lo que estemos luchando en la vida, necesitamos recordar que Dios contestará nuestras preguntas y nos mantendrá a salvo. Tenemos que perdonarnos a nosotros mismos y pedir perdón cuando no podemos hacer lo que sabemos que debemos hacer cuando el mundo nos distrae y nos lleva por mal camino. Debemos regresar a la seguridad de la fe, y saber que por Su voluntad, todas las cosas nos ayudarán a bien.