como-hacer-crecer-la-iglesia
5 Maneras Para Ayudar A Su Iglesia a Crecer Bíblicamente

Formas Bíblicas Para Ayudar a Tu Iglesia a Tener Crecimiento. ¿Que hago para que mi Iglesia Crezca?

Jesús dijo: “Edificaré Mi iglesia”, así que, ¿cuáles son las razones por las que algunas iglesias crecen más que otras? ¿Cómo puede crecer su iglesia?

La Iglesia es de Jesús

Lo primero que debemos darnos cuenta es que no es nuestra iglesia. No depende de nosotros llenar los bancos o el estacionamiento, pero Dios nos usa como un medio para salvar personas, pero la salvación es del Señor (Salmos 3:8, 62:1; Hechos 4:12).

Jesús le dijo al apóstol Pedro y a los demás apóstoles que: “Edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18b). Jesús no dijo, “Pedro, construirás mi iglesia”, o “Santiago y Juan, depende de ti hacer crecer mi iglesia”. ¡Claro que no!

La iglesia es de Jesús. Él es la Cabeza y nosotros somos su Cuerpo, y el Cuerpo nunca le dice a la Cabeza qué hacer (1Co 11:3; Ef 1:22, 4:12, 5:23; Col 1:18).

Sin reconocer que solo Dios da el crecimiento a Su iglesia, y que la iglesia es de Jesús, y que él es la cabeza, seremos propensos a probar maneras no bíblicas de hacer crecer la iglesia. Y puedo garantizar que esto no funcionará. Usted podría llenar los bancos, pero no llenar el cielo. Los métodos más marketeros y de moda nunca traerán pecadores arrepentidos a Cristo. Usted podría llenar el estacionamiento de su iglesia, pero no el Libro de la Vida.

El Evangelizar

En el mismo artículo que cité anteriormente del Dr. MacArthur, él hace una declaración muy profunda, diciendo: “Una iglesia que evangeliza los 365 días del año es mejor que una iglesia que tiene una semana de reuniones de evangelización una vez al año” El evangelizar lo hizo, y como resultado, “La congregación duplicó su tamaño durante los siguientes años” (Expositor. Septiembre 2019, pág. 16).

Vea también

¿Cómo Puedo Recuperar El Gozo Según La Biblia?

Las 4 Claves Para Vencer Tus Miedos Con La Biblia

El Gran Peligro Del “Conocimiento Bíblico” En Algunos

Evangelizar traerá persecución, pero la persecución, como dije, también producirá crecimiento de la iglesia. Además, sabemos que “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12).

Una iglesia que no evangeliza, fosiliza. Existe una correlación directa entre el evangelismo y el crecimiento de la iglesia.

La Persecución

La mayoría de la gente piensa que la persecución es mala para la iglesia, pero en realidad parece ser que las iglesias crecen cuando son perseguidas. Por ejemplo, hubo “una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos estaban esparcidos por las regiones de Judea y Samaria, excepto los apóstoles” (Hechos 8:1), pero los lugares en los que estaban esparcidos, eran los lugares donde el evangelio era predicado.

Después que Saulo aprobará la muerte de Esteban. Uno pensaría que esta severa persecución retrasaría el crecimiento de la iglesia, pero como resultado, “todos los que estaban dispersos se dedicaron a predicar la palabra” (Hechos 8:4).

¡Si no hubieran sido perseguidos, no habrían sido esparcidos para predicar la palabra!

Jesús no trató de decirles a los discípulos que evitaran la persecución, sino que la esperaran, diciendo que “ellos te pondrán las manos sobre ti y te perseguirán, entregándolos a las sinagogas y prisiones, y serán llevados ante reyes y gobernadores por mi nombre. Esta será vuestra oportunidad de dar testimonio” (Lucas 21:12-13). ¿Qué mejor público para compartir a Cristo que la corte de los reyes y muchos otros testigos?

La Disciplina de la Iglesia

Sin la disciplina en la iglesia, que Jesús mismo mandó (Mateo 18:15-20), la iglesia podría corromperse rápidamente. Como dijo el Apóstol Pablo, aquellos que continúan practicando los deseos de la carne no entrarán al reino (1 Corintios 6:10). Si nos miramos en el espejo, nos daremos cuenta de que “así éramos algunos de vosotros” (1 Corintios 6,11a) y yo.

El punto es, “eramos” pero no más. Jesús, como Cabeza de la Iglesia, encarga a la Iglesia que se presente “a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:27).

El propósito de Dios era que “nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos e irreprensibles delante de él. En amor” (Efesios 1:4).

Vea también

El Divorcio: 10 Razones Que Te Llevarán a Enfrentarlo

10 Tipos de Hombres Que Mujeres Cristianas Nunca Deben Casarse

Semana Santa: 20 Impresionantes Versículos Bíblicos

Nuestro Dios misericordioso “en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él” (Colosenses 1:22), ¿cómo podemos vivir en pecado como antes? ¡No! Recuerde: “Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros” (1 Corintios 5:13).

Pablo claramente quería algunos fueran expulsados o removidos de la iglesia (1 Corintios 5:2-7), y por muy buena razón (1 Corintios 5:1), pero no creo que el crecimiento significativo y duradero de la iglesia ocurra sin una disciplina bíblica apropiada (Mateo 18:15-20).

La Iglesia Primitiva

La iglesia primitiva creció rápidamente, pero hay razones para que esto sucediera. La iglesia se centró en la “doctrina de los apóstoles”, que en realidad eran las enseñanzas de Jesucristo (Hechos 2:42).

No se trataba de las doctrinas de los apóstoles, sino de Jesús, además ellos continuaban en comunión entre sí (Hechos 2:42). Esa comunión no era solo por una hora el domingo por la mañana, sino que “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.”

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón”(Hechos 2:46).

Como resultado de la iglesia primitiva estudiando las enseñanzas de nuestro Señor, y permaneciendo en comunión, adorando juntos regularmente, y “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo” (Hechos 2:47a), el resultado final fue:

“Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:47b).

Un punto clave es que Dios añadió a la iglesia tantos como Él quería. No fue la iglesia quien añadió sus números, sino que Dios los añadió a la iglesia. Dios abrió el corazón de Lidia (Hechos 16:14), porque solo Dios puede cambiar el corazón (Proverbios 21:1; Ezequiel 11:19, 36:26; Jeremías 31:33).

Si desea ver crecer su iglesia, su primer deseo debe ser usado por Dios para salvar almas. No importa a qué iglesia asistan. Debería ser tu meta traer a la gente a Cristo para que los salve, no simplemente para edificar la membresía de tu iglesia.

Vea también

Un Testimonio de Esperanza

Si No Hay Oración, No Hay Poder. ¡Eso Enseña La Biblia!

¿Son Pocos Los Escogidos Y Los Que Se Salvan Según La Biblia? ¿Esto es Verdad?

¿Cómo Acabar Su Sermón o Predicación Correctamente?

Nuestra primera obligación es ser usado por Dios para llevar a las personas al arrepentimiento y a la fe (Dios concede el arrepentimiento; 2 Timoteo 2:24-26), pero debemos desear, como Dios lo hace, que nadie perezca (1 Timoteo 2:4; 2 Pedro 3:9).

¿Buscas ver que tu iglesia crezca? bien. Asegúrate de darte cuenta de que la iglesia es de Jesús, y no tuya. Entiendan que la iglesia primitiva creció porque compartieron a Cristo evangelizando.

Debes reconocer que evangelizar traerá persecución, pero afortunadamente, la persecución tiende a traer crecimiento para la iglesia. Entendemos por las Escrituras que el crecimiento de la iglesia puede atrofiarse si no hay disciplina en la iglesia.

La iglesia primitiva no era una iglesia de “reunión durante una hora a la semana”. Se reunían casi a diario, adoraban juntos, estudiaban las enseñanzas de Jesucristo, y debido a esto, y no por nosotros, “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” (Hechos 2:47b).

Así es como Jesús hace crecer Su iglesia y también puede hacer crecer la tuya. Toma la Palabra como un hijo de Dios con el Espíritu de Dios para dar a luz a los hijos de Dios para la gloria de Dios. ¡Todo se trata de él! ¡No de nosotros!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí