no-prediques-evangelio-biblia
Si deseas ser alguien; no prediques el Evangelio de Jesús.

Si deseas “ser alguien” deja la predicación de la palabra

Uno de mis más respetados hombres de Dios predicó en mi iglesia en una oportunidad. Realmente no nos conocíamos. Sin embargo, accedió a venir. Estaba más que emocionado por la visita.

No tengo absolutamente ningún recuerdo del servicio o sermón de esa noche. Pero nunca olvidaré la conversación que mantuve después con él cuando termino el sermón.

Se había preparado la comida. Y algunos predicadores se quedaron a comer y charlar, incluyendo varios líderes de la denominación que habían venido a escuchar a nuestro invitado especial.

Los líderes denominacionales comenzaron a animarme a involucrarme más en el trabajo. Se sentía más como presión. Dejaron caer el anzuelo con un cebo tentador. Si yo hiciera esto y aquello, me aseguraría de tener oportunidades para predicar, posiciones importantes y otros “beneficios”.

Como joven pastor, y siendo nuevo en todo esto de la predicación, mis ojos se abrieron.

Mi predicador invitado no estaba en la conversación. Pero escuchó por casualidad y se acercó con una silla a mi lado. Luego comenzó a contarme historias de horror denominacional que había experimentado.

Los ojos de los líderes denominacionales se agrandaron.

Traté de evitar un incidente diciendo en broma: “Usted sabe que hay líderes denominacionales en la mesa con nosotros, ¿no es así?”.

No me importa, fue su respuesta firme.

Algunos de los hombres de la mesa eran sus amigos. No intentaba faltarles el respeto. Intentaba llamar mi atención. Funcionó.

Comenzó a hacer una lista de todas las conferencias y convenciones que tenía donde había hablado recientemente. Él me preguntó: “¿Sabes de quién soy parte?” Ya sabía la respuesta. De ninguno de ellos.

Siguió hablando, desafiándome a vivir para Dios, predicar la Palabra y servir a mi congregación.

La habitación se vació. Pero él siguió hablando, asegurándome que Dios me abriría las puertas de la oportunidad si mantenía mis prioridades correctas.

Era pasada la medianoche. Pero seguía hablando. No dije una palabra. No pude hacerlo. Estaba muy ocupado llorando. Estaba diciendo lo que yo necesitaba desesperadamente oír.

Más de lo que él podría saber. Había estado demasiado concentrado en dónde podían llevarme mis “dones”. Necesitaba que me abofetearan con un recordatorio de que mi única responsabilidad era ser fiel. El Señor está a cargo de colocar al personal bajo su autoridad.

Finalmente me dejó tomar el aire. Más o menos.

Después de retarme durante varias horas, terminó la conversación despectivamente.

“Espero no haber perdido el tiempo”, dijo. “Espero que no. Pero creo que quieres ser alguien. Yo no quiero ser alguien dijo. Sólo quiero predicar. Pero creo que tu quieres ser alguien”.

A través de las lágrimas, finalmente respondí. “Yo tampoco quiero ser alguien”, llorando. “Sólo quiero predicar”.

Esa conversación que cambió mi vida tuvo lugar hace veinte años. Pero todavía lucho con la tentación de querer ser alguien. Que el Señor me siga ayudando a contentarme con el alto llamado a predicar la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

¿Y tú? ¿Quieres ser alguien?

Escritura: Salmo 15:1-5