Inicio » Articulos Cristianos » 9 Cosas Tontas que hice Como Pastor

9 Cosas Tontas que hice Como Pastor

Lista de Cosas Estúpidas que hice como pastor

Si quieres leer la historia de un pastor que realmente hizo muchas cosas muy tontas, entonces sigue leyendo por favor. Creo firmemente que podrás aprender algo de mis propios errores.

Serví como pastor en varias iglesias. Fue solo por la gracia de Dios y la gracia de las iglesias en las que serví y se me permitió permanecer trabajando en ellas. Amo y continuo amando a los miembros de esas congregaciones, y mi corazón siempre estará agradecido con ellos y por ellos.

Verdaderamente, no creo que yo mismo me daría un grado de aprobación como pastor. Me equivoqué bastante. Hoy haría varias cosas de manera muy, muy diferente. Y como mi vida pastoral continua, mi lista de nueve cosas no está cerrada y no será la última.

Descuidé mi vida y tiempo de oración en la Palabra varias veces

Suena absolutamente loco mientras la escribo, pero me puse demasiado ocupado para Dios. Como consecuencia, operé con mi propio “poder insuficiente y limitado” muchas veces.

Descuidé a mi familia en muchas oportunidades

Pablo escribió estas palabras al Pastor Timoteo: “Si alguien no sabe cómo manejar su propia casa, ¿cómo va a cuidar de la iglesia de Dios?” (1 Timoteo 3:5). Ay. Tantas veces le comuniqué a mi familia, a través de mis acciones, que no eran tan importantes como los demás miembros de la iglesia.

Dejé que la crisis del momento me abrumara

Al hacerlo, no confié en Dios para que me ayudara a superar la situación. Y no tenía una perspectiva a largo plazo para entender que las dificultades son solo por una temporada.

Considere a la mayoría de mis críticos como mis adversarios

Algunos de mis críticos tenían realmente un aporte constructivo. Otros estaban pasando por sus propias luchas, y yo era un blanco conveniente. Tomaba las críticas personalmente en vez de responder pastoralmente.

Competía con otras iglesias

Me avergüenzo de mí mismo. Muchas veces quería que mi iglesia tuviera una mayor asistencia que otras iglesias en el área. Debí haber estado orando y trabajando más con esos otros líderes de la iglesia.

Descuidé la oración con mi grupo y equipo

Mi tiempo de oración con el personal de mi iglesia era, en el mejor de los casos, al azar. Lo que más necesitábamos hacer, lo hacíamos menos. Yo era un líder terrible en ese frente.

Me preocupaba mucho lo que los demás pensaban de mí

Mi única preocupación debería haber sido cuán parecido a Cristo era. Con demasiada frecuencia buscaba la aprobación de los demás en vez de las bendiciones de Dios.

Varias veces cedía a peticiones y demandas irrazonables

En lugar de dedicar mi tiempo a hacer las cosas que realmente importaban, cedía demasiado a menudo a la “rueda chirriante”. Sacrifiqué lo grande para hacer el bien.

Desistí muchas veces

Debido a la frustración, el agotamiento o, a veces, a la falta de fe, me di por vencido en los desafíos muy rápido. Estoy convencido de que me perdí muchas victorias cuando estaban a la vuelta de la esquina.

Estas son solo algunas de las cosas más tontas que hice como pastor. La mayoría de ustedes pueden respirar aliviada mente de que nunca serví como su pastor.

Entonces, ¿por qué estoy escribiendo estos comentarios auto críticos en esta etapa de mi vida? Oro para que algunos de ustedes puedan ver algo en sus propias vidas y en su liderazgo que puedan corregir antes de que sea demasiado tarde. Dios es capaz de hacerlo. Dios está dispuesto a hacerlo.

Espero sus comentarios y opiniones sobre el tema. Y tal vez puedas compartir con nosotros algunas cosas verdaderamente tontas que hiciste cuando eras pastor.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte