¡Evite Matar Su Sermón! Claves Para Un Cierre Poderoso

¡Evite Destruir Su sermón! Lista de verificación para un final de sermón espectacular

Si el cierre de su mensaje es desorganizado y poco claro, entonces sus oyentes se alejarán sintiéndose de la misma manera acerca de su sermón.

Escritura: Mateo 2:1-5, Génesis 1:26-27

La forma en que empiece su sermón es vital. Puede significar la diferencia entre que sus oyentes se vayan o decidan prestar atención. Las cosas que usted dice al principio de un sermón son las que sus oyentes usan subconscientemente para construir un marco de referencia para todo su mensaje. Si sus pensamientos son turbios y poco claros, usted está estableciendo un fundamento inestable.

Pero la manera en que usted termina un sermón es igual de importante. Si el cierre de su mensaje es desorganizado y poco claro, entonces sus oyentes se irán sintiendo de la misma manera acerca de su mensaje-que fue desorganizado y poco claro.

Cuando empecé a predicar me preparaba implacablemente para los primeros cinco minutos de mi sermón. Quería que mis pensamientos iniciales fueran perfectos. Preparaba los comentarios iniciales y el cuerpo del sermón con cuidadosos detalles. Pero cuando llegaba al final de mi mensaje, dejaba que el sermón se cerrara por sí mismo. No tenía un plan para terminar mis sermones la mayor parte del tiempo.

El resultado fue muchas oportunidades perdidas cuando podría haber tenido un impacto mucho más agudo si hubiera llamado a la gente a la acción o si hubiera hecho hincapié en un punto. En lugar de eso, simplemente pase por alto la mayoría de ellas.

He aprendido de estos errores, y ahora planeo mucho mejor para cerrar mis sermones. Quiero compartir con ustedes algunos de los errores que he cometido, porque muchos predicadores hacen lo mismo hoy. Aquí hay cuatro errores comunes que los predicadores cometen al terminar un sermón o predica:

1) Terminar Abruptamente

Un sermón es una conversación. Aunque usted sea el único que habla, está teniendo una conversación con su congregación. Como cualquier otra conversación, es mejor cuando termina naturalmente.

En la vida real nos damos pistas mutuamente cuando una conversación está a punto de terminar. No nos alejamos cuando sentimos que la conversación ha terminado. Nos aseguramos de que la otra persona sepa que la conversación está terminando. Les damos la oportunidad de prepararse para que la conversación termine.

Cuando usted predica, sus oyentes necesitan saber que el final está por llegar antes de que suceda. No tiene que anunciarlo. Más bien, solo necesita dar algunas señales de que el sermón está llegando a su fin para que su gente no sea sorprendida con la guardia baja.

En su libro, Comunicándose para un cambio, Andy Stanley discute el efecto que tiene en una audiencia cuando el sermón termina abruptamente. Lo compara con estar sentado en el asiento del pasajero de un coche y el conductor dando una pisada en los frenos. Es alarmante y te toma desprevenido.

No dar ninguna indicación de que su sermón está a punto de terminar y solo decir “Oremos” es como dar una pisada a los frenos de sus oyentes. Tómese un tiempo, respire un poco y prepare a su gente para el final.

2. Terminar Muy Lentamente

En el otro extremo del espectro se está tardando demasiado en cerrar. Un final largo y zumbador de un sermón puede ser tan malo como uno abrupto.

Yo tuve un pastor cuando crecí que decía, “Y una cosa más mientras terminamos… …y una cosa más mientras terminamos”. No podía confiar en él. Era frustrante.

El final natural de una conversación no es eterno. Déle a la gente una cantidad apropiada de tiempo para saber que su sermón está terminando, apunte sus pensamientos en la dirección que usted quiere que vayan, y termínelo de una manera oportuna.

Continuar divagando al final de un mensaje es una de las mejores maneras de matar la efectividad de su contenido.

3. Reafirmando Su Sermón En Forma Resumida

Reafirmar sus puntos está bien. Restablecer el punto más importante es aún mejor. Pero donde la mayoría de los pastores se equivocan es cuando usan los últimos minutos para decir todo lo que ya han dicho – solo una vez más. El viejo “Diles lo que vas a decirles, diles, diles lo que les dijiste”.

Esto no es un buen uso de su final. Debes usar el cuerpo de tu sermón para predicar tu sermón. Use el final para llevar el punto a casa, dar aplicación, llamar a la acción, desafiar, inspirar o animar. El final es cuando usted hace que su mensaje se pegue.

No use esos momentos valiosos al final del mensaje para decir lo que ya ha dicho de la misma manera que ya lo ha dicho.

4. No dar una aplicación clara o una manera de responder al Sermón.

Una de las cosas que hace que un sermón sea diferente de otros medios como conferencias o lecciones es que un sermón es un llamado a la acción. Dar un sermón es motivar a la gente a cambiar de rumbo, a vivir de manera diferente, a pensar de manera diferente, a hacer algo.

Usted quiere que su sermón le dé a la gente algunos asideros a los que agarrarse. El cierre es una oportunidad perfecta para introducir o reforzar la aplicación de su sermón. ¿Qué quiere que su gente haga como resultado de lo que acaban de escuchar? ¿Qué quiere que piensen? ¿Cómo deben responder? El cierre de su sermón debería hacer que estas preguntas sean claras en la mente de todos.

Estos son los cuatro errores que he tenido que trabajar. No he dominado los finales de mis sermones del todo, pero trato de evitar estos errores tanto como puedo. ¿Cuáles son algunos de los otros errores que cometen los predicadores al terminar un sermón? ¿Qué hace usted para terminar sus mensajes o sermones?

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte