Inicio » Articulos Cristianos » Los Pastores Y La Pornografía En La Iglesia ¿Qué Hacer?

Los Pastores Y La Pornografía En La Iglesia ¿Qué Hacer?

Pastores De Iglesias Y La Pornografía: El Ataque Del Diablo

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Alemania nazi arrojó panfletos pornográficos desde el cielo sobre el territorio enemigo. La razón: distraer las mentes de los soldados con fascinaciones que les hacían ignorar la línea del frente.

Esta ha sido la estrategia de la pornografía desde su inicio; mientras nosotros luchamos contra la táctica de distracción de la pornografía, el enemigo se enrola a nuestras espaldas y destruye nuestros hogares. Es hora de cambiar nuestro plan de batalla.

Imagine la conquista de una nación entera en menos de sesenta años simplemente plantando una semilla destructiva en las mentes de unos pocos hombres y viendo cómo se extiende a las masas.

Eso es lo que Satanás hizo a través de personas como Hugh Heffner y Bob Guccione en los años 50 cuando Playboy y Penthouse se convirtieron en revistas de distribución nacional.

Con el paso de los años, las imágenes de mujeres y hombres desnudos participando en actos sexuales han saltado de las páginas de las revistas de compra vergonzosa a la privacidad de las pantallas de nuestras propias computadoras personales.

Hoy en día, los ingresos del porno en los Estados Unidos exceden los ingresos de la ABC, CBS y NBC combinados y, contrariamente a su anterior grupo de consumidores, formado en su mayoría por hombres adultos; su mayor grupo demográfico de consumidores hoy en día es el de hombres y mujeres de 12 a 17 años.

Jesús sabía que algo tan pequeño como mirar el cebo llevaría a una trampa total (Mateo 5:27-28), y los estudios sobre los pastores y la pornografía demuestran sin duda que esto es cierto para muchos.

Las estadísticas indican que casi la mitad de los clérigos de Estados Unidos admiten que ven porno (Barna Research). Algunos ministros han admitido que ven pornografía durante los recesos de la preparación de sus sermones.

Los estudios muestran que los pastores pueden ser particularmente vulnerables a la adicción a la pornografía, en parte debido a la naturaleza de su trabajo.

Dirigir una iglesia puede ser una tarea solitaria, de gran demanda y profundamente personal, con poca recompensa tangible, y los pastores notoriamente no tienen amigos cercanos.

Especialmente en el mundo de hoy, los pastores pasan cada vez más tiempo aislados frente a una computadora, sin duda para investigar y componer sus sermones. Pero debido a que la computadora es de fácil acceso y típicamente aislada de los demás, un pastor podría comenzar a recurrir a ella para “entretenerse y divertirse”.

Los pastores que luego permiten que cualquier enojo, aburrimiento, soledad u otro asunto no resuelto se meta dentro de ellos pueden sentir una fuerte necesidad de “anestesiarse” a sí mismos, y la pornografía ofrece una solución secreta y rápidamente disponible.

En resumen, la pornografía puede ofrecer una respuesta efectiva -aunque muy pecaminosa- a una necesidad verdaderamente legítima dentro del pastor de tener compañía, emoción y conexión con algo fuera de su rutina diaria*.

Las iglesias pueden incluso habilitar a los pastores adictos con lo que William White llama “incesto organizacional”.

Las iglesias propensas a esta dinámica a menudo ponen un énfasis intenso en su personal clérigo con expectativas casi imposibles. Generalmente, ellos proveen un mínimo de apoyo personal.

Hay fuertes reglas de no hablar sobre la sexualidad mientras que otros límites son violados. Cuanto más estrechamente el sistema se contrae sobre sí mismo, más agotados y asfixiados se vuelven los participantes y es más probable que se violen los límites sexuales.

El paso final para el clérigo aislado, agotado y rígido en tal sistema es una violación sexual de los límites de la iglesia. Incluso si no se violan los límites profesionales, la relación dual cataliza la organización al enfocar y concentrar los sentimientos de resentimiento, alienación y privación que están hirviendo a fuego lento entre otros miembros del personal. En última instancia, la institución eclesiástica incestuosa se derrumba sobre sí misma e implosiona*.

Al igual que la anestesia, la pornografía parece amortiguar el sentido de la razón de sus víctimas, reemplazando la sabiduría con la justificación.

Las excusas para ver la pornografía en línea varían casi tanto como los métodos utilizados para encubrirla. Para una persona soltera, puede ser “algo que me entretenga hasta el matrimonio”, sin darse cuenta de que está destruyendo sutilmente su capacidad de mantener una intimidad adecuada.

Para el usuario casado, las excusas varían desde “Mi cónyuge no satisface mis necesidades” hasta “Mi impulso sexual es mucho más alto que el de mi cónyuge, y la pornografía proporciona un equilibrio”.

Los pastores pueden usar una variedad de excusas tales como: “Seguramente Dios me permitirá ver porno para poder seguir casado; ciertamente mi matrimonio es más importante”, a “Creo que Dios entiende mi pecado, y su gracia es suficiente para cubrirlo”.

Algunos pastores incluso dirán: “Sé que está mal, pero no estoy apoyando o difundiendo la pornografía porque no compro contenido para adultos; solo veo lo que es gratis en Internet”.(Sin embargo, la mayoría de la pornografía en línea funciona ahora bajo un modelo basado en la publicidad, es decir, los comerciantes pagan a los propietarios de los sitios web por el tráfico derivado de sus sitios a través de banners y anuncios de texto. Básicamente, cada vez que un usuario abre un sitio web pornográfico, hace una contribución al fondo de guerra de Satanás).

En cualquier caso, la pornografía es una distracción a largo plazo, que impide a sus usuarios ocuparse de los verdaderos problemas que se plantean. Sin ella, pueden verse obligados a encontrar soluciones adecuadas, pero con ella, corren el riesgo de pasar el resto de sus vidas en una relación disfuncional.

Los ministros que se ven envueltos en el uso de la pornografía rara vez predican sobre el tema, obviamente porque se sienten hipócritas. Que inteligente para el enemigo – capturar al pastor, y puede que consiga toda la iglesia.

Piense en ello: Si las estadísticas son verdaderas; al menos la mitad de las iglesias en América escuchan poco o nada en absoluto acerca de los peligros de la pornografía. No es de extrañar que se esté extendiendo como un incendio forestal.

De hecho, los ministros se esfuerzan mucho por ocultar sus problemas con la pornografía, con la esperanza de llegar a sus tumbas sin ser expuestos. Pero aquí hay un hecho aleccionador:

Cada momento que se pasa en el uso de la pornografía tiene consecuencias que requerirán un recuento, ya sea en esta vida por la exposición vergonzosa, o en la apertura de todas las cosas cuando damos cuenta a Cristo. ¿Permitirás que esto suceda?

Arreglemos esto de una vez por todas: Ver pornografía es un pecado, y el uso de la pornografía por parte de un pastor es la responsabilidad final del pastor para abordar y rectificar. Pero hay una mejor opción que la exposición terrenal o el juicio final: la liberación. Es absolutamente posible ser libre de las garras de la pornografía y del pecado sexual.

Desafortunadamente, una sola y simple oración típicamente no será suficiente, y tampoco lo será un “compañero de oración” o un filtro de Internet.

Cualquier persona lo suficientemente inteligente como para ocultar su hábito de la pornografía del mundo es lo suficientemente inteligente como para engañar a su amigo o a un sistema de filtrado. Hay dos pasos efectivos para ser libres, y ambos son absolutamente necesarios para el éxito:

1) Dese cuenta de la importancia de su pecado y el daño que le está haciendo a usted, a su familia y a su iglesia.

Admita que usted es impotente sobre un pecado que se ha apoderado de su vida. Haga un compromiso solemne de nunca volver a él, y distánciese inmediatamente de cualquier cosa que le permita usarlo (incluyendo las noches a solas con su computadora o dispositivo móvil, charlas inapropiadas y, si ha llegado tan lejos, visitas al lado equivocado de la ciudad).

2) Encuentre un programa de recuperación de pornografía que funcione para usted.

Si la adicción a la pornografía fuera algo que un pastor pudiera terminar fácilmente por sí mismo, no habría necesidad de estudios que produzcan esas asombrosas estadísticas sobre su uso.

Aunque ciertamente es un asunto espiritual en parte, hemos demostrado que la adicción a la pornografía es a menudo el resultado de la mala elección de un pastor para hacer frente a sus problemas personales mucho más profundos.

Ahora hay varios programas de recuperación en línea específicamente para pastores que les permiten permanecer en el anonimato si es absolutamente necesario. Un pastor simplemente necesita escribir las palabras “programa de recuperación de pornografía para pastores” en un motor de búsqueda para encontrar uno de estos programas.

Un programa apropiado debe incluir opciones de consejería tanto para el adicto como para su cónyuge. Su cónyuge de la vida real no puede (y no debería tener que) competir con una fantasía.

A medida que peleen la buena batalla, recuerden la estrategia del porno. Satanás no quiere su vida de fantasía, quiere su casa y las casas de sus ovejas. Comience un contraataque a su enemigo y utilice todos los medios a su disposición. Rechaza ser destruido.

Los pastores que abordan su uso de la pornografía con una sincera honestidad, avanzando valientemente hacia la rendición de cuentas, pueden experimentar lo “bueno” que Dios quiere para estas circunstancias (Génesis 50:20). Y recorrer la distancia hasta la plena recuperación y sanidad puede transformar el problema en un renacimiento dado por Dios del corazón, la salud y el matrimonio de un pastor.

1 comentario en «Los Pastores Y La Pornografía En La Iglesia ¿Qué Hacer?»

  1. Gracias.!

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte