3 Causas que Provocan El Estancamiento Espiritual Según La Biblia

Causas Que Evitan El Crecimiento Espiritual En La Vida Cristiana

Criar a los niños me ha dado una gran apreciación del concepto de transformación. Mi esposa y yo criamos tres hijos. Todos son seguidores de Cristo. Todos se han casado con mujeres de Dios. Dos tienen hijos, y el tercero nos dará otro nieto este otoño. Los vimos pasar de niños a preescolares, a adolescentes y luego a adultos.

Hay momentos en que los chicos se estancan en su crecimiento de una etapa de la vida a otra. Contentos con el nivel de atención que reciben en una etapa, es difícil ver la necesidad de madurar. En realidad, no solo los niños pequeños se quedan atascados en una etapa de la vida, todos lo hacemos.

Incluso sucede en la vida de creyentes e iglesias enteras. Sabemos que cuando Cristo se apodera de una vida o iglesia, se produce una transformación. Las Escrituras enseñan que el pecado es perdonado, la misericordia es mostrada, y las vidas son hechas nuevas. Pero hay temporadas en las que la transformación se estanca. Como creyentes, tenemos una nueva posición con Dios, pero nuestra vida en el mundo no siempre lo refleja.

El apóstol Pablo sabía que la transformación en curso se había estancado en las vidas de los creyentes de Corinto. En respuesta, les escribió una dura carta sobre la naturaleza del evangelio y cómo debía ser vivido en el curso natural de la vida.

Descubriendo la transformación

Cuando nos embarcamos en la iniciativa de la transformación de la Iglesia LifeWay, nuestro estudio descubrió muchas iglesias donde la transformación estaba en curso, pero también muchas que se habían estancado. Mientras pensaba en los hallazgos, la carta de Pablo a la iglesia de Corinto parecía tan aplicable como siempre. Como en cualquier generación, los hijos de Dios pueden estancarse, y las razones parecen universales.

A ninguno de nosotros nos gustan las cosas que se estancan, pero todos parecen tener experiencia con ellas. Cuando Nellie Jo y yo éramos más jóvenes, teníamos un coche terrible. Se atascaba en los peores momentos, normalmente en medio de una intersección. La única manera de hacer que mi coche andará era abrir el capó y cerrarlo de golpe. Era tan extraño como embarazoso. Pero no teníamos los recursos para conseguir algo mejor. Así que tuvimos que soportar algo que se paró en los momentos más inoportunos. A mi no me gustaba ese carro.

Me disgusta aún más cuando la vida se estanca, cuando veo que el crecimiento espiritual de mi iglesia se estanca. Los cristianos deben experimentar la nueva vida en cada nuevo día. La conexión con Cristo es una garantía de que la transformación es continua. La realidad eterna de que fuimos salvos del pecado debería tener un efecto diario en la vida en este mundo. Pero a veces, se estanca. ¿Cómo podemos ayudar a liberar a nuestras iglesias de su letargo espiritual?

Los Corintios y nosotros

La primera carta a los Corintios fue probablemente difícil de escribir para Pablo y difícil de recibir para la iglesia. Estaban en medio de una ciudad conocida por todos los códigos morales erróneos. Muchos de nosotros vivimos, trabajamos y adoramos en ciudades similares a Corinto. Tristemente, el código moral de la ciudad se convirtió en el código moral de muchos de los creyentes de Corinto, y lo mismo ocurre en nuestros días.

La carta de Pablo salta desde la antigüedad hasta nuestros días. Cuando la leo, no solo me duele por mi congregación, me duele a mí. El Espíritu me confronta a través de ella. A menudo me veo obligado a admitir que se ha producido un efecto de estancamiento en mi propia transformación. Lea este corto pasaje en el tercer capítulo:

“De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,

porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” (1 Corintios 3:1-3)

Los miembros de la iglesia de Corinto habían puesto su fe en Cristo y pasaron de la oscuridad a la luz. Pero sus vidas se estancaron. No habían perdido su salvación, pero habían perdido el impulso hacia adelante en sus vidas diarias para una transformación en tiempo real.

Cuando guiamos a nuestra gente en el proceso de transformación, necesitamos orientarlos a la realidad de la guerra que hay en ellos. Romanos 8:8-9 dice, “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”

Una vez que se es cristiano, el Espíritu vive dentro de nosotros. Pero el “viejo hombre” sigue luchando contra la transformación. Es una batalla y un proceso que continuará hasta que entremos en la eternidad.

Pero me da mucha esperanza al considerar las iglesias transformadoras descubiertas en nuestra investigación. Los líderes de las iglesias que han elegido buscar el cambio para sí mismos y sus comunidades reflejan lo que es posible a través del trabajo de Dios en nosotros.

Creo que 1 Corintios 3 nos da un retrato de lo que los miembros de nuestra iglesia deben evitar para experimentar la plenitud de la transformación que Dios quiere. Permítanme señalar tres formas en que la transformación se estanca y dar algunas respuestas también.

La transformación se detiene sin ejercicio espiritual

El versículo 1 dice que los creyentes de Corinto actuaban como “bebés en Cristo”. Tenían a Cristo, pero se descuidaban al crecer. Deberían haber estado comiendo alimento espiritual sólido pero necesitaban seguir con la leche espiritual porque les faltaba madurez. La única respuesta es el ejercicio.

Todos sabemos que el creyente no puede ser transformado sin la verdad. El tiempo en la Palabra de Dios es una necesidad para nuestro ejercicio espiritual. Los miembros de la iglesia no deben caer en la trampa de pensar que el estudio en grupo es suficiente. Creo que todos deben participar en un pequeño grupo de estudio de la Biblia y estar expuestos a una fuerte predicación bíblica, pero dejar de lado su tiempo personal con las Escrituras es un camino rápido para detener su transformación espiritual.

El ejercicio comienza con la oración. En otra carta, Pablo escribió: “No se preocupen por nada, sino que en todo, mediante la oración y la petición con acción de gracias, den a conocer sus peticiones a Dios” (Filipenses 4:6).

La oración era tan importante para las iglesias transformadoras que le dedicamos una sección entera en nuestro estudio. En nuestra investigación, descubrimos que el 73% de las iglesias transformadoras (es decir, iglesias que ayudan a la gente a parecerse más a Cristo y comunidades que reflejan el reino de Dios) estaban de acuerdo con la declaración: “Ver a la gente orando junta es algo normal en nuestra iglesia”.

Por las historias que hemos escuchado, no son oraciones superficiales antes de las comidas de la comunidad; estos creyentes, luchando contra una forma de cristianismo estancada, estaban realmente escuchando y hablando con Dios en la oración.

Permanecer activo en el compartir el Evangelio es también importante para evitar el estancamiento que a menudo ocurre. Creo que perder el sentido de lo que el evangelio puede hacer en la vida de los demás tiene un efecto poderoso en nuestras vidas.

En nuestra reciente investigación, el 77% de los miembros de las iglesias transformadoras estuvieron fuerte o moderadamente de acuerdo con la declaración: “Los miembros de nuestra iglesia entienden la importancia de compartir su historia de fe con los amigos”. El trabajo de evangelización tiene el efecto secundario de reforzar su propio poder en la vida de quien hace el reparto.

También añadiría que servir a los demás nos mantiene en el camino como un ejercicio espiritual que lleva a la gente hacia la transformación. El servicio eleva nuestra mirada de las necesidades personales a aquellos que están necesitados a nuestro alrededor o en una cultura diferente. Dios usa el servicio para ayudar a los demás y para formarnos a la imagen de Cristo.

Así como el ejercicio físico es una disciplina, también lo es el ejercicio espiritual. La transformación es algo que tiene lugar activamente en nuestras vidas. Somos transformados por el evangelio para ser constantemente más como Cristo y llevar a otros a hacer lo mismo.

La transformación se estanca en medio de la envidia y la lucha

En el versículo 3, Pablo le dice a los Corintios que “aún son carnales”. Ceder continuamente al mundo impide a una persona crecer en el camino de Cristo. La obsesión por la vida de otros, provocada por la envidia y la lucha, distrae del enfoque en la vida de Cristo.

La envidia y los celos son formas extremas de egoísmo. Con la envidia, queremos la vida de alguien más de lo que queremos ser como Cristo. Con los celos, queremos lo que los demás tienen más de lo que queremos al mismo Cristo. Estas formas de egoísmo nos alejan de la transformación personal y la misión a la promoción personal y el ego.

Estas características pecaminosas niegan a una persona la oportunidad de servir a los demás, y se abandona la transformación. Pero los creyentes y las iglesias que experimentan la transformación actúan justo al contrario. Celebrar actos de servicio era común en las iglesias transformadas. Estuvieron de acuerdo con la declaración, “Nuestra iglesia celebra cuando los miembros sirven a la ciudad o comunidad local” en la tasa mayor de 53%.

Las historias que escuchamos de estas iglesias me llevan a concluir que la actitud carnal de negarse a servir a los demás es una herida auto infligida. Cuando servimos, la envidia y los celos no tienen cabida para detener nuestra transformación. Más bien, el servicio se convierte en una manifestación del carácter transformador de Cristo dentro de nosotros.

La transformación se estanca cuando vivimos como el mundo

La última cosa que veo en este breve pasaje de Pablo es su pregunta en el versículo 3: “¿No sois carnales y vivís como los gentiles?” Es una acusación a los creyentes que han sofocado la transformación iniciada en ellos por el evangelio.

Una de las mayores condenas que pueden venir a la vida de un cristiano es que se haya conformado con una vida ordinaria. La transformación, por su propia naturaleza, significa que algo significativamente diferente del mundo está sucediendo en nuestras vidas.

En “El peso de la gloria” de C.S. Lewis, escribió: “Somos criaturas sin entusiasmo, jugando con la bebida, el sexo y la ambición, cuando se nos ofrece una alegría infinita, como un niño ignorante que quiere seguir haciendo pasteles de barro en un barrio pobre porque no puede imaginar lo que significa la oferta de unas vacaciones en el mar. Nos complacemos con demasiada facilidad”. (Lewis, C.S., El peso de la gloria y otras direcciones. San Francisco: HarperCollins, 26) Lewis tiene razón; deberíamos ver los placeres de este mundo como baratijas en comparación con la transformación ofrecida por Cristo.

La vida es demasiado breve para vivir como el mundo y negar nuestra nueva posición en Cristo. Parece contrario a la intuición, pero entregar nuestras vidas al poder de Dios cada día es el camino activo para experimentar la transformación.

Esforzarse en lugar de estancarse

¿Y si cada mañana, los miembros de su iglesia oraren algo como esto: “Señor, elijo entregarme a ti hoy. Déjame cruzarme con aquellos que necesitan ver cómo tu poder transforma una vida. Déjame poner a otros por delante de mí. Rechazando la debilidad de este mundo, ayúdame a vivir como Cristo.”

Imagina la transformación posible si eligieran poner la misión de Dios y los intereses de los demás antes que los suyos propios. Temo que mucha gente simplemente espera sobrevivir el día sin ser notada y sin sufrir daños. Descubrí que esa mentalidad se parece demasiado al mundo y muy poco a Jesús.

Al escuchar las historias de nuestro estudio, descubrimos que las iglesias y los individuos que experimentan la transformación pasaron por un momento catártico en la vida. En algún momento, miraron a su alrededor y decidieron que era posible hacer más. Algunos llegaron a esta conclusión por circunstancias negativas y otros por una gran victoria, pero el principio era claro: hay que tomar una decisión.

El orden natural de las cosas es que la energía disminuya y las cosas se detengan. Pero la vida cristiana no tiene esa intención. Dios crea una nueva vida en nosotros y quiere transformar nuestra vida cotidiana en un retrato del poder del evangelio.

Si encuentras a tu iglesia estancada, entonces es el momento de ayudarles a tomar una decisión. El plan de Cristo para su pueblo es que puedan ser más y más como Él. Decida hoy que el estancamiento ya no es una opción para usted, elija la esperanza que nace de la transformación.

Escrito por: Thom Rainer is the president of LifeWay Christian Resources and the co-author of Transformational Church: Creating a New Scorecard for Congregations.

1 comentario en “3 Causas que Provocan El Estancamiento Espiritual Según La Biblia”

  1. M gustaria seguir creciendo y tener madurez espiritual y seguir adelante yo no quiero nada de este mundo no quiero nada que no sea de Dios el es el unico señor y amo de mi vida mi señor jesus solo a el lo quiero y quiero aprenderme el evangelio y escuadriñar su palabra el quiero q sea todo en mi vida sin mas interrucciones es triste para q t investiguen tus hnos. Q haces o como le haces y m hagan sentir atacada y no apoyada y eso es lo q m detiene no m guatan sus celos y su inconformidad yo le creo al señor y siempre le boy a creer el es grande y maravilloso y hermoso solo se q el es mi padre solo se que lo quiero pero eso m pone triste y m siento recahzada pero le doy gloria a Dios por ello y le doy gracias solo le pido oracion mucha oracion por mi vida espiritual y literal es lo q pido en el nombre de Jesus no m lo tome como queja tomelo como oracion para sanidad en mi vida espiritual en el amor en crsito se lo pido soy madre soltera y no cuento con trabajo por q quiero darle el tiempo a mi padre por q el se merece todo pero mi nesecidad tendre q buscar trabajo por q no tengo nadie quien m ayude solo el señor Jesus solo el nadie mas pido oracion para encontrar un trabajo y levantarme en su nombre de mi señor Jesus

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte