Inicio » Articulos Cristianos » 7 Versículos Bíblicos Para Tiempos Super Difíciles

7 Versículos Bíblicos Para Tiempos Super Difíciles

Versículos De La Biblia De Poder Para Momentos Super Terribles

Solo la palabra de Dios puede darnos la paz tan anhelada por todos en estos tiempos de pánico y pavor. La Biblia es nuestro firme fundamento que puede mudar nuestra situación actual rápidamente.

El día de hoy deseo dejarte 7 Versículos Bíblicos, son buenas noticias para tiempos turbulentos. Estos textos de la palabra de Dios pueden ayudarte a tratar con los problemas que estamos viviendo. Y es claro que ayudarán con los problemas de mañana.

2 Pedro 2:9

Hoy parece que no hay más que malas noticias. Hay tantas malas noticias por ahí que uno pensaría que nunca pasó nada bueno. Cuando parezca que no puedes soportar más problemas, recuerda la advertencia del apóstol Pedro de que “sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio” (2 Pedro 2:9). Puede que no sepamos cómo saldremos de estos problemas, o incluso cómo superar el día a día, pero el Señor Dios sabe cómo sacarnos de estas pruebas, incluso de aquellas que aún no hemos atravesado.

Juan 16:33

Justo antes de que Jesús fuera a la cruz y regresara al Padre, los discípulos se sintieron abandonados. Jesús había sido todo lo que habían conocido durante los últimos 3 años y medio, y ahora se iba. ¿Qué harían ahora? Jesús les aseguró que “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). A veces parece que el mundo nos vence, ¿no es así? Pero como Jesús venció al mundo, podemos hacer todas las cosas a través de Él (Filipenses 4:13). Esa no es la misma paz que el mundo ofrece, sino la misma paz de Dios.

Filipenses 4:19

Dios es tu Dios sólo si has confiado en su Hijo, Jesucristo, y si eso es cierto para ti, entonces esto es cierto: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

Las necesidades y los deseos no son exactamente lo mismo. A veces los problemas y las pruebas nos despojan de algunos de los lujos de la vida. De repente podemos enfrentarnos a tener menos, pero sabemos que nuestras necesidades serán satisfechas porque Dios es fiel y promete “suplir cada una de vuestras necesidades según sus riquezas”. Eso significa que los recursos de Dios son ilimitados.

Deuteronomio 31:8

Justo antes de la muerte de Moisés, “Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar” (Deuteronomio 31:7).

¿Por qué Moisés tranquilizó a Josué? Porque necesitaba saber que no era Moisés quien era su verdadero líder, sino Dios, así que Moisés le dijo a Josué: “Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides” (Deuteronomio 31:8).

Santiago 1:2-4

Es fácil contar todo lo que va mal en el mundo, pero ¿alguna vez has contado tus bendiciones? Sé que podrías llenar una página o dos con cosas que Dios te ha bendecido, así que por qué no “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:2-4).

Cualquier fe que no haya sido probada no puede ser confiada. Probamos carros, computadoras y zapatos, así que ¿por qué no debería Dios probar nuestra fe? pero no lo hace para saber lo fuerte o débil que eres, sino para que sepamos lo fuerte o débil que es nuestra fe.

Está comprobado que las pruebas pueden fortalecer nuestra fe, y eso es algo bueno porque necesitaremos una fe fuerte en los próximos días.

Filipenses 4:7

Hay un tipo de paz mental que podemos tener, o podemos ver que dos naciones firmaron un tratado de paz, pero ¿hay alguna garantía de que la paz durará? ¡No! En este mundo, la paz viene y la paz se va, pero la Palabra de Dios dice que “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7).

¡Tener la paz de Dios es una cosa, pero tener esta paz activa para guardar o proteger nuestros corazones es otra cosa! Guardar nuestros corazones es asegurar que nuestra paz permanece, y este tipo de paz es sobrenatural, y “sobrepasa todo” entendimiento humano. En otras palabras, no tiene sentido para el mundo; para nosotros, sí, pero no para el mundo.

Josué 1:9

Después de que Moisés animó a Josué (Deuteronomio 31), Dios mismo le habla a Josué y le dice: “¿No te he ordenado? Sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas” (Josué 1:9).

Esto no es realmente un estímulo sino más bien un mandato para ser fuerte y valiente, pero ¿cómo puedo serlo si solo soy humano? Recuerda que “el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas” (Josué 1:9). Si recuerdas que Dios está contigo dondequiera que vayas, vas a ser mucho más fuerte y mucho más valiente.

Con los problemas de hoy en día, vamos a necesitar tener una fe fuerte y valiente porque no hay escasez de cosas malas sucediendo. Probablemente ya te hayan tocado o probablemente lo harán en el futuro, afectando a usted y a su familia. Debemos estar anclados en la Palabra de Dios y tener fe en el Dios de la Palabra.

Las cosas pueden parecer sombrías hoy. Sabemos que este mundo está perdido y que el mal le puede pasar a los buenos y a los malos. Recuerdo el libro de Daniel 3:17-18 y su respuesta ante el Rey:

“Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado”.

Cuando las cosas se ven muy mal, mira muy alto hacia tu Redentor. Si no has confiado en Cristo, necesitas confiar en Él hoy. El mañana puede traer el juicio, o la muerte, después de la cual viene el juicio (Hebreos 9:27). Por eso hoy es el mejor de los días para ser salvo (2 Corintios 6:2), especialmente considerando el hecho de que el mañana puede no llegar para algunos que están leyendo esto.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte