Inicio » Articulos Cristianos » El Poder Secreto de la Pascua Sigue disponible hoy en día

El Poder Secreto de la Pascua Sigue disponible hoy en día

El Poder De La Pascua En Los Días De Hoy

¿Estamos celebrando el sacrificio aparte del poder? ¿Estamos celebrando la historia sin recibir el don del mismo Espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos?

¿Qué significará para ti el Domingo de Pascua?

Elija con cuidado: la forma en que celebra la Pascua es un indicador de su potencial como discípulos de Jesús. Esta “Semana Santa” está llena de poderosas imágenes de la vida cristiana: Jesús nos dio una cena de alianza el jueves por la noche, la misma noche en que fue traicionado. Sufrió tortura y muerte el viernes, una muerte sustituta pagó el precio por los pecados de la humanidad. El sábado descendió a las profundidades del Hades y quebró las puertas del infierno. Y, por supuesto, el domingo resucitó con poder, recibiendo la complacencia del Padre Celestial.

Podemos (y debemos) celebrar su muerte. Su muerte en la cruz es única por lo que es, el Hijo perfecto de Dios sin pecado: el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Nadie más pudo lograr lo que Jesús logró en la cruz, porque su sacrificio perfecto vino en virtud de su identidad como Dios encarnado en la tierra. Su sacrificio fue por el pecado de todas las personas, en todos los tiempos y en todos los lugares. Su muerte fue única. Una vez. Una única vez. Para todos. Pero me gustaría hacer una pregunta difícil: ¿Es suficiente el sacrificio de Jesús del día viernes?

Cuando nos concentramos en la muerte sustituta de Jesús, excluyendo su vida y su enseñanza, limitamos su ministerio a una misión de rescate divino, una misión de rescate que sólo se hace efectiva para nosotros cuando morimos. Muchos cristianos entienden que no tienen esperanza en el cielo aparte del precio que Jesús pagó por ellos. Pero aparte de la gratitud por su bondad, hay poca conexión entre lo que Jesús hizo entonces y cómo podemos vivir hoy.

Nuestra apreciación por lo que hizo no nos da el poder de cumplir sus enseñanzas. Nuestra gratitud por su sufrimiento no libera la sabiduría, la perspicacia o la fuerza para que cada uno de nosotros viva como una nueva creación, una nueva criatura.

Aquí está uno de los secretos de la resurrección: en ese primer domingo de Pascua Jesús no sólo abrió la tumba, sino que abrió nuevas posibilidades para todos los que le siguieran. La resurrección no sólo fue un evento sobrenatural de Jesús, sino que también abrió los recursos del cielo para todos los que le seguirían.

Jesús abrió el vientre del cielo. Imagínenlo emergiendo de la tumba: algo nuevo surgió ese día: el poder de la vida de la resurrección operando en un ser humano. La vida de la resurrección fluyó en Jesús ese día, pero las Escrituras revelan que ahora también está disponible para nosotros:

“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” (Romanos 8:11).

Este versículo no se trata de ser levantado después de morir, se trata del poder de la resurrección trabajando en nosotros ahora.

Jesús no solo fue nuestro modelo durante su vida terrenal, sino que también es un modelo de la nueva creación operando en nosotros incluso ahora: la naturaleza y el poder de la resurrección habitan en cada hijo de Dios. Esto no es una mera formalidad. El vientre del cielo ha sido abierto por Jesús, y cada creyente tiene el potencial de traer el cielo a la tierra. Aquellos que nacen de arriba reciben el ADN del cielo en ellos aquí y ahora. Primero Jesús, luego nosotros. No solo en la resurrección de los muertos, sino también en la capacitación para el ministerio.

Nuestra capacidad de ver a Jesús como el primogénito entre muchos es más que una lección de estudio de la Biblia. Una vez que lo vemos bajo esta luz, nuestro papel como hijos de Dios adquiere un nuevo significado, nuevas posibilidades y nuevas responsabilidades.

Él nos abrió el camino para continuar su misión en el Reino. Los recursos del Cielo se derramaron en nosotros. Jesús confió en el Espíritu Santo para caminar en obediencia, y envió al Espíritu Santo para ayudarnos a hacer lo mismo. Confió en el Espíritu Santo para hacer obras poderosas que autentificaran su mensaje, y envió al Espíritu Santo para hacer lo mismo por nosotros.

Jesús, en efecto, vino a salvarnos de nuestros pecados; también vino a darnos poder para vivir vidas santas que pueden parecerse sustancialmente a su vida. Ese poder brotó de la tumba el domingo de Pascua. Su mandato de discipular a las naciones no es posible sin el poder de la resurrección. El Libro de los Hechos revela lo que sucede cuando los discípulos de Jesús operan en el poder de la resurrección.

Debemos elegir sabiamente durante esta Semana Santa. ¿Estamos celebrando el sacrificio aparte del poder? ¿Estamos celebrando la historia sin recibir el don del mismo Espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos? La tumba vacía es un portal a través del cual el cielo fluye hacia la tierra, no solo en el primer domingo de Pascua, sino todos los días.

Deja un comentario

29 Compartir
Comparte29
Tweet
WhatsApp
Comparte