Pastor: ¿Cómo Descubrir Su Adicción A La Multitud?

Descubriendo su adicción a la multitud o multitudes

Ser pastor es un gran privilegio que conlleva una gran responsabilidad de cuidar de las personas, estudiar las escrituras y mantener un estilo de vida de constante oración. Con estas responsabilidades vienen el estrés, los malentendidos y la presión de ser muchas cosas para mucha gente. Cuando este estrés llega a un punto máximo, los pastores, como todos los demás, quieren alivio.

Obviamente, nuestra única fuente de paz duradera y fuerza sostenida es Dios, y Él es más que suficiente para un pastor o cualquier otra persona. Desafortunadamente, el mundo ofrece escapes baratos y fáciles, incluyendo uno que no está en la mayoría de los radares de los pastores. Los cuatro primeros de la lista se señalan con mayor frecuencia como formas falsas de esquivar las realidades que nos agobian.

  1. Drogas ilegales o drogas legales usadas tontamente
  2. El exceso de alcohol…
  3. La comida se come solo para consolarnos y no para nutrirnos.
  4. Sexo ilícito

Pero hay una quinta forma de medicación, a la que la mayoría de los pastores son adictos sin siquiera saberlo. Es la adicción de las multitudes adoradoras. Grandes multitudes, pequeñas multitudes, y multitudes de tamaño medio, todas tienen el poder de medicar nuestros egos y aliviar nuestro dolor oculto.

¿Por qué cree que es tan difícil para un pastor hacer la transición de la iglesia a su sucesor?

Ciertamente quieren que el siguiente tome la batuta mientras la luz está encendida, pero no pueden dejar el escenario y las multitudes. Algunos de ellos no pueden imaginar una vida sin un micrófono y un púlpito.

No somos artistas en un escenario esperando buenas críticas, y nuestra identidad no se deriva de las risas provocadas por bromas oportunas. Somos pastores con una tarea sagrada, y nuestra identidad es y siempre debe ser de siervos seguidores de Cristo que usan los dones que Dios nos dio. Somos solo una parte del cuerpo, no el centro del cuerpo.

Me encanta la gente que se sienta delante de mí cada fin de semana. Son mi familia y mis amigos. Disfruto enseñándoles las escrituras, y me encanta lo que pasa cuando la enseñanza conecta con sus corazones que escuchan y sus ojos que ven. Los milagros, las oraciones respondidas y las vidas cambiadas superan las dificultades de la vocación pastoral.

En el momento en que dejemos de ver los rostros de la gente y de recordar sus historias, solo veremos una masa de gente que existe para nuestro “beneficio del alma”.

Me gusta una risa, una historia conmovedora que nos hace llorar y estoy bien con la familia aplaudiendo cuando el pastor necesita un aplauso honesto. Solo quiero estar seguro de que mi corazón obtiene vida, sanidad y fuerza de algo más eterno (Dios).

Deseo tomar la medicina adecuada antes de estar ante la multitud para no conformarme con algo que solo empeorará las cosas.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte