pandemia-covid-19-biblia-menciona-versos
¿Menciona la Biblia las pandemias, y si es así, cuál es el propósito?

¿Menciona la Biblia las pandemias, y si es así, cuál es el propósito?

Pandemias ¿Qué dice la Biblia sobre Las pandemias que pueden matar a miles y millones?

¿Qué es una pandemia? ¿Se menciona en las Escrituras?

Aunque las pandemias no se mencionan específicamente por su nombre en la Biblia, hay fuertes similitudes con cosas que se encuentran en las Escrituras. Una pandemia es una epidemia de una enfermedad que finalmente se ha extendido por una gran región; por ejemplo, por varios continentes, o incluso por todo el mundo.

Una pandemia no es como un brote generalizado como la gripe (eso es una epidemia). Una pandemia es una enfermedad que se ha extendido a través de una gran área poblada, o estado, o incluso nación, y con el tiempo, podría convertirse en un problema mundial (una pandemia).

Cuando se extiende por todo el mundo, una pandemia puede matar a miles o, en algunos casos, a millones de personas. Las pandemias de gripe también pueden ser mortales como la de 1918 que barrió el mundo y mató a 50 millones de personas. ¡Era un tercio de la población mundial!

Típicamente, la gripe mata a más personas en todo el mundo que cualquier otra enfermedad, pero hay veces en que una cierta cepa como el coronavirus cobra su precio, y como hemos visto, miles han muerto.

La Comunidad Global

El mundo está hoy más enlazado que en ningún otro momento de la historia de la humanidad. Eso trae ventajas y desventajas (por ejemplo, la enfermedad). El coronavirus se ha convertido en un viajero mundial, viajando a través de las líneas aéreas, el transporte marítimo y ferroviario, en el aire, la tierra y el mar. Por esta razón las enfermedades mundiales tienen más probabilidades de propagarse, de manera rápida y fácil.

El mundo está más conectado hoy que nunca, lo que significa que estamos compartiendo muchas cosas. Cualquier cosa con la que entremos en contacto, la traemos a casa, sin saber siquiera que somos portadores. Estas enfermedades pueden tener una larga vida útil y pueden entrar en las naciones a través y transmitidas por las importaciones exportaciones.

Como hemos leído, las epidemias (locales o regionales) y las pandemias no son lo mismo. Puede haber epidemias de gripe o pandemias, como con el coronavirus, pero claramente, las pandemias son mucho más peligrosas que las otras (como la gripe), así que ¿lmenciona la Biblia las pandemias?

¿Por qué plagas y pandemias?

En la antigüedad, Dios usó las pandemias para propósitos muy específicos, y aún hoy las puede usar para sus propósitos. Un ejemplo es Dios permitiendo las plagas contra Egipto. Dios dijo que quería que el Faraón “deja ir a mi pueblo para que me sirva” (Exodo 9:13b).

Pero hay otra razón. Le dijo a Moisés que era “Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra” (Exodo 9:16). Eso trae la gloria a Dios. Realmente creo que Dios le diría a las naciones de hoy lo que Salomón escribió hace miles de años:

“Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador” (Exodo 15:26).

Esto no significa que los cristianos no puedan infectarse, por que está promesa es condicional. Esto quiere decir que a todos les pasan cosas malas, buenas, pero también significa que vienen consecuencias por obedecer a Dios (salud, bendiciones) y consecuencias por no obedecer a Dios (enfermedad, etc.).

No hay garantías

No hay una garantía de que un creyente no se enferme, pero hay una gran promesa que ni siquiera la muerte puede separarlos del amor de Dios que es en Cristo Jesús (Romanos 8:37-39). Incluso la muerte y la enfermedad pueden “actuar” de acuerdo con el propósito de Dios (Romanos 8:28).

Dios está en control de todas las cosas. Dios truena desde el cielo que estoy declarando el fin desde el principio y desde la antigüedad las cosas que aún no han sido hechas, diciendo: ‘Mi consejo permanecerá, y cumpliré todo mi propósito’ (Isaías 46:10).

Dios no está consultando contigo ni conmigo. La muerte y la enfermedad pueden parecer crueles como un medio para llamar nuestra atención, esta vida es temporal y fugaz… Pero la vida eterna es la grandiosa vida eterna a través de Jesucristo.

La Biblia tiene muchas promesas de sanidad, es más la biblia dice que Dios es nuestro sanador. Más aun, Dios ha dicho a los que viven en desobediencia, particularmente a las naciones: “yo enviaré pestilencia entre vosotros, y seréis entregados en mano del enemigo” (Levitico 26:25). No digo que el coronavirus sea un juicio de Dios, pero Él ha permitido esto para propósitos que podríamos no ver claramente.

El Propósito de Dios en las pandemias

Puedes leer la Biblia y ver la razón por la que Dios permitió las plagas en la antigüedad. Las usó para humillarlos (gente, naciones) y hacer que se arrepintieran de sus pecados, y vinieran a Él.

Salomón escribe lo que podría decirse para las naciones hoy en día que “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14). Realmente yo lo creo. Dios es un Dios de misericordias.

Espera pacientemente que el hombre confíe en Él, pero cerca del clímax y del fin del reinado de la humanidad, el corazón de la gente se ha vuelto frío y duro.

El Apóstol Juan escribió que “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar” (Apocalipsis 9:20). Oro por ti. Ablanda tu corazón y humíllate.

Dios “es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9), ¡y eso te incluye a ti!

Las Promesas de Dios

Los cristianos necesitan mirar al coronavirus a través de los lentes de la soberanía de Dios. Todas las cosas están siempre bajo su control. Nada lo toma por sorpresa. Él usa todas las cosas para sus buenos propósitos (Genesis 50:20; Juan3:16)… Incluso las pandemias.

Dios no está en el cielo retorciéndose las manos, pensando: ¿Qué haré ahora? o ¿Qué harán mis hijos? Más bien, Dios ha prometido no dejarte ni abandonarte nunca (Hebreos 13:5), aunque no lo parezca, e incluso en la sombra de la muerte, Él está presente (Salmo 23:4). Puede que no te lleve en medio de los valles, bajo los valles o sobre los valles, pero sí promete caminar contigo por los valles de sombra de la muerte.

Dios quiere que tú y todos los hombres lo busquen mientras aún hay tiempo para ser salvos. Cuando Jesús regrese o si una persona muere, su oportunidad de salvación acaba. La Biblia no tiene un Plan B. Por eso hoy es el único día aceptable para ser salvo (Isaías 49:8; 2 Corintios 6:2).

Si la pandemia de coronavirus te hace pensar en Dios y sabes dentro de ti, que necesitas a Jesús. Entonces, está pandemia del mal ha sido buena para buscarlo y acercarte a Él. Dios puede usar los malos acontecimientos para llevar a la gente a Cristo.

Dios nos humilla cuando tememos por nuestras vidas. Cuando la muerte nos amenaza, nos hace ver nuestra propia debilidad, como cuando el ángel de la muerte paso por la tierra de Egipto. Aquellos que tenían la sangre del cordero en los postes de las puertas nunca estuvieron en peligro, y hoy en día, aquellos que tienen la sangre del “Cordero”… el Cordero de Dios en los postes de sus corazones, no deben tener, incluso si la sombra de muerte aparece delante de ellos.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí