¿Qué Es La Señal De La Cruz? ¿Qué Dice la Biblia?

La Señal de La Santa Cruz y la Biblia ¿Es Bíblica Esta Señal de la Cruz?

La Cruz

Para comenzar la cruz nunca fue un símbolo del cristianismo. Era un símbolo de vergüenza, desprecio y humillación pública. Es lo último que se veía cuando la iglesia primitiva se reunía. Hoy en día, está en muchas iglesias y se usa como joya, o se encuentra en muchos hogares de creyentes.

Una buena comparación hoy en día, sería como llevar una jeringa alrededor del cuello, ya que la inyección letal es el principal instrumento de muerte.

En la actualidad la cruz puede ser una brillante pieza de oro, pero en los días de Jesús, era la última cosa con la que querrías estar asociado.

La cruz es la verdadera razón por la que vino; a dar su propia vida como rescate por muchos (Marcos 10:45). Así que Jesús “cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;” (Juan 19:17), llevando nuestros pecados sobre sí mismo.

Esta es la razón por que “la palabra de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para nosotros que nos salvamos es el poder de Dios” (1 Corintios 1:18). La gente sin el Espíritu de Dios no puede entender todo esto.

El Precio Pagado en su totalidad

Cuando Jesús dijo, “Consumado es”, e inclinó su cabeza y entregó su espíritu” (Juan 19:30), básicamente estaba diciendo, “Está pagado”. Lo que se terminó fue lo que no pudimos hacer, y esto es pagar por nuestros propios pecados, pero gracias a Dios, Jesucristo lo hizo, y no podemos añadir nada más, incluyendo buenas obras.

No es que las obras no sean importantes, porque si una persona no tiene obras, su fe puede no ser genuina (Santiago 2:14-26), pero no hay nada que podamos añadir a la obra del Calvario. Jesús dijo “el Hijo del Hombre no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45).

Esto era necesario para que “mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades” (Efesios 2:16).

Era vital “por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz” (Colosenses 1:20).

“Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,” (Colosenses 2:14).

Señal de la Cruz ¿Hacer la señal de la cruz es bíblico?

No se encuentra en las Escrituras, pero el significado de la señal de la cruz está en que la persona pide a Dios que la bendiga, o más exactamente, se está bendiciendo a sí misma haciendo la señal.

No hay evidencias históricas de que la iglesia primitiva usara la señal de la cruz, y recuerden, la cruz no era un símbolo que la iglesia primitiva mostrara, era un símbolo de la muerte. Tampoco la señal de la cruz se usaba como una bendición. En ese día, era un instrumento de muerte, tortura, sufrimiento y vergüenza y no algo que asociaras con una bendición.

Su Cruz

Jesús llevó la cruz, cargando nuestros pecados sobre sí mismo, por lo que nos pide que tomemos nuestra cruz y lo sigamos.

Puede que no sea una cruz de madera, pero será algo que tienes que llevar en la vida que el Señor ha ordenado para sus propósitos, así que Jesús dice que “el que no tome su cruz y me siga no es digno de mí” (Mateo 10:38).

Nuevamente, el Señor “dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mateo 16:24).

Jesús se dirige no solo a sus discípulos, dice “llamando a la gente a él con sus discípulos, les dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Marcos 8:34).

Somos salvos por la obra de Jesús y la cruz simboliza eso para nosotros, pero también marca nuestro camino en la vida. Todos debemos llevar nuestra propia cruz, asegurándonos de seguir a Jesús hasta la meta.

Su Cuerpo

Si queremos mirar hacia algo o alguien, tú y yo deberíamos estar “mirando a Jesús, el fundador y consumador de nuestra fe. El cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:2).

Puesto que Él soportó su cruz, y fue mucho peor para Él, debemos llevar nuestra propia cruz, pero ¡qué gran salvación tenemos! Podemos jactarnos, pero solo en la obra redentora de Dios por medio de Jesucristo, así que “lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo” (Gálatas 6:14).

Con la sangre derramada de Jesús, se estableció un nuevo y mejor pacto. Dijo: “porque esta es mi sangre del pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:28). “De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama” (Lucas 22:20). Su cuerpo fue molido por nuestros pecados.

Es asombroso pensar que “Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento” (Isaías 53:10a), por nuestra causa, ya que “Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado” (Isaías 53:10b), pero la única manera en que Dios podía reconciliar al hombre consigo mismo era hacer que Jesús “llevara el pecado de muchos, y orado por los transgresores.” (Isaías 53:12c).

La señal de la cruz no es ni un pecado ni un mandato. Es una elección personal de algunas personas, así que lo dejo en manos del lector. En cuanto a mí, personalmente no la necesito, por que veo a Cristo que murió en la cruz y esa es la única señal de la Cruz que necesito tener. A Cristo y Él crucificado (1 Corintios 2:2).

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte