covid-19-prfetizado-biblia-versiculos-biblicos
¿Es el Coronavirus Una Señal del Fin de los Tiempos?

Muchos creen que el coronavirus es una señal de los tiempos. ¿Están en lo correcto? ¿Esta pandemia es una señal de que Jesús vendrá pronto?

Una Conciencia Cauterizada

El Apóstol Pablo advirtió sobre un tiempo en el que la gente viviría en un estado tan pecaminoso que adquiriría una conciencia cauterizada. Pecar siempre nos quita la sensibilidad para las cosas espirituales. Pecamos y pecamos y pecamos, y después de un tiempo pensamos, “No importa”, pero la verdad es un problema muy serio.

Vivir en pecado cauteriza nuestra conciencia y nos quita la convicción del Espíritu Santo. Llegó al punto en el antiguo Israel en que Jeremías preguntó, “¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado en lo más mínimo, ni supieron avergonzarse; caerán, por tanto, entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová” (Jeremías 8:12).

La santidad ha sido asesinada en el mismo altar. El Apóstol Pablo advirtió que “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia” (1 Timoteo 4:1-2). Si me preguntas, esa es una señal de los últimos tiempo.

¿Un Juicio de Dios?

En el medio cristiano hay muchos que creen que el coronavirus es un juicio de Dios, pero ¿podemos saberlo con seguridad? ¿Quién puede conocer la mente de Dios o quién le ha dado consejos? ¿No nos pasa a todos el tiempo y la ocasión? (Eclesiastés 9:11).

Algunos pastores han proclamado públicamente que esto es un juicio de Dios, pero ¿qué pasa con el mismo pastor que luego lo contrae y muere por ello (lo cual ha sucedido)?

Debemos tener cuidado de no sacar conclusiones precipitadas cuando ocurren eventos catastróficos. Recuerden, los cristianos que vivían a mediados del 1300 se enfrentaron a una plaga bacteriana a la que nos referimos como la Peste Negra, y fue infinitamente más mortal que el virus covid-19 (¡hasta ahora!), pero hubo muchos que creyeron que esos eran los últimos días y que la Peste Negra se refería a las plagas del Libro del Apocalipsis.

Aprendiendo a Confiar En Dios

El Covid-19 ha perturbado tanto al mundo que el desempleo ha aumentado, millones de negocios han cerrado, y el virus aún no ha parado! No sabemos lo que nos espera. Lo que sí sabemos es que Dios lo sabe. Por eso debemos aprender a confiar en Él en todo esto. Lee la confianza de Habacuc en Dios a pesar de las peores circunstancias.

Habacuc escribió: “Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales;” (Habacuc 3:17). A pesar de la falta de comida, no pensó: “Me moriré de hambre”. En su lugar escribe: “Me gozaré en el Señor, me alegraré en el Dios de mi salvación” (Habacuc 3:18). Esa es la clase de confianza que necesitamos hoy en día cuando los armarios están más vacíos que de costumbre.

¿Una señal del fin? ¿Es el coronavirus una señal del fin de los tiempos o de los últimos días?

No más que cuando “oirás hablar de guerras y rumores de guerras. Mirad que no os alarméis, porque es necesario que esto suceda, pero el fin no ha llegado todavía” (Mateo 24:6).

Hemos visto con nuestros propios ojos que ha habido “hambres y terremotos en varios lugares” (Mateo 24:7) pero debemos mantener nuestra perspectiva que “todo esto no es más que el principio de los dolores de parto” (Mateo 24:7-8).

Nótese que estas señales fueron dadas a los apóstoles y se referían a los últimos días de su vida, pero muchos ven esto como una profecía doble; una que es para los últimos tiempos también. En la última carta del Apóstol Pablo, una carta escrita antes de su muerte, advirtió a Timoteo: Que en los últimos días vendrán tiempos difíciles.

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos. Sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,” (2 Tim 3:1-3). Y peor aún, serán “traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,” (2 Tim 3:4). Estas personas podrían incluso sentarse a tu lado en la iglesia y tener “la apariencia de piedad, pero negando su poder”. “Evita a esas personas” (2 Tim 3:5).

¿Ha sido rechazado por compartir a Cristo? Únete al club porque los burladores no sólo han venido, sino que “vendrán en los últimos días con burla, siguiendo sus propios deseos pecaminosos”. Dirán:

¿Dónde está la promesa de su venida? Desde que los padres se durmieron, todas las cosas continúan como desde el principio de la creación” (2 Pedro 3:3-4). Habrá también una gran apostasía de la fe (que hemos visto) y un retorno a otro evangelio, que es de origen demoníaco (1 Timoteo 4:1). Algunos creen que hoy en día, hay más ministerios falsos por ahí que los teológicamente sólidos. Podrían tener razón.

Su inminente regreso

Por favor, no esperes a que las cosas “vuelvan a ser como eran” desde un punto de vista profético para confiar en Cristo. No hay nada más que deba suceder antes de que Jesús regrese. No estamos esperando la reconstrucción del Templo, o saber quien es el anticristo. Jesús dijo que vendrá cuando nadie lo espera y que nadie puede saber cuándo será ese momento, solo el Padre (Mateo 24:36).

La reciente pandemia ha destruido muchas vidas, robado muchos trabajos y amenaza el sustento de muchas familias. Tal vez esta crisis te ha hecho pensar en Dios por primera vez en mucho tiempo. Lo que debemos aprender es que cada día es el “último día” y cada momento es el “tiempo final”.

No olvides estás a un latido del corazón de la eternidad o a una fracción de segundo de la aparición de Jesús. Pero con seguridad, si mueres fuera de la fe, te enfrentas al juicio de Dios (Hebreos 9:27; Apocalipsis 20:12-15). No esperes a “entrar a cuentas” con Dios. No puedes enderezar tu propia vida. Ven a Cristo y Él te permitirá hacerlo.

Como Jesús profetizó sobre los últimos días de Jerusalén, hoy podemos decir que “la iniquidad aumentó, y el amor de muchos se enfrió” (Mateo 24:12). Y peor aún, el autoproclamado “cristiano carnal” debe tener cuidado de que su pecado no lo lleve por un engaño lento y constante.

El pecado es escurridizo, tiene una forma de vencernos sin que lo sepamos, “Por tanto, el que piense que está firme, mire que no caiga” (1 Corintios 1:12). Recuerda que lo primero que viene es el orgullo, y luego la caída (Proverbios 16:18). Aseguraos de vuestra elección hoy, porque nadie sabe si el mañana puede llegar o si Jesús no abrirá el cielo en cualquier momento.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí