reino-de-Dios-biblia-mateo
"El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo, que en verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando crece es más grande que las hierbas y se convierte en árbol, de modo que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas".

¿Por qué el reino de Dios es comparado con un grano de mostaza?

Escrituras: Mateo 13:31-32, Deuteronomio 7:6-8, Mateo 28:18-20, Hechos 1:1-3, Lucas 24:33, Hechos 13:44-49, Apocalipsis 22:17.

Jesús habló de muchas parábolas sobre el Reino. Jesús en su misión terrenal inaugura el Reino. Como Rey, Él es la encarnación de él. En el poder lo demuestra y en la verdad lo proclama. Él rompe el miedo trayendo libertad y curación. Hoy veamos el Reino como un grano de mostaza.

Mateo 13:31-32 Otra parábola que les propuso, diciendo: “El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza que un hombre tomó y sembró en su campo, que en verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando crece es más grande que las hierbas y se convierte en árbol, de modo que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas”.

En sus inicios, la semilla de mostaza era la menor de las semillas en tamaño y estatura. Sin embargo, cuando su destino se cumple se convierte en grande en tamaño y fuerza.

El Reino de los Cielos, siendo una realidad en la tierra comenzó desde la más pequeña de las tribus. Dios eligió un pueblo pequeño en estatura y número para revelarse al mundo. Eligieron construir su propio reino, en lugar de vivir en la realidad de la suya.

A Israel le dijo en Deuteronomio 7:6-8 “Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido”, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.

Dios hace todo por amor. Él ama a todas las personas por igual. En la antigüedad, para revelar su amor, hizo una promesa de alianza a los antepasados de las tribus de Israel. Le dijo a Abraham y a sus descendientes que los haría una gran nación. Una bendición para todos los pueblos, para que el mundo lo conozca.

El destino de Israel era ser un pueblo santo. Ser una luz entre las naciones y como resultado revelar su gran amor, verdad y poder a todas las personas.

Jesús cumple el destino de Israel. Él es la gloria de Israel y la luz del mundo, revelando el amor del Padre y cómo es su reino en la tierra.

En el ministerio terrenal de Jesús el Reino de los Cielos había llegado a la tierra. Dios, el Creador del cielo y de la tierra y de todas las cosas buenas se hizo humano, nació del Espíritu Santo, vino como un bebé. Era de una de las doce tribus de Israel.

Tomó la forma de siervo y comenzó su ministerio declarando que el Reino de los Cielos está cerca. El establecimiento de la justicia de Dios para gobernar y reinar en la tierra libera a los cautivos, trayendo sanidad y transformación. Este es el corazón del Padre.

Lucas nos revela en el libro de los Hechos que el Reino de Dios fue el tema central de discusión entre Cristo y sus apóstoles durante los 40 días entre su resurrección y ascensión.

Hechos 1:1-3

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.

El cumplimiento del Reino en la tierra comenzó con Jesús. Él impartió todo sobre el reino a los 11 discípulos.

Lucas 24:33 Y levantándose en la misma hora, volvieron a Jerusalén, y hallaron a los once reunidos, y a los que estaban con ellos,

Son sus testigos para proclamar tres puntos claves.

1: Era necesario que Jesús sufriera y resucitara de entre los muertos.

2: ¿Por qué? Para que la gente pueda cambiar su pensamiento y abrir sus corazones para recibir la liberación de todas los pecados contra Dios y contra los demás.

3: Recibir a Jesús como su sabor y Rey.

Recibir al Rey es el único camino de entrada. Aparte de Él es imposible entrar en su Reino. Rechazar al Rey y rechazar Su Reino. Los dos son uno.

La salvación sólo está disponible a través de la fe en Jesucristo.

Una vez que se entra en Su reino, comienza el gobierno y el reinado interno. El viaje diario de dejar que se arraigue y se profundice en el espíritu, el intelecto, la emoción y, en última instancia, la voluntad.

En la entrega de la voluntad propia a la del Padre, su poder y autoridad se establece en los corazones y mentes de cada discípulo.

Después de su muerte, resurrección y ascensión, Jesús comisionó a aquellos que lo recibieron como Rey y los envió al mundo para hacer discípulos.

Mateo 28:18-20

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.

El objetivo no era la cruz sino la corona de la victoria. La victoria sobre el mal, la muerte y el yo.

El poder y la autoridad de Jesucristo en su espíritu es un río de nueva vida que surge, se precipita y no cesa de crecer. Después de la ascensión de Jesús, 120 personas se reunieron según sus instrucciones. Entonces sucedió. El derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés dio a luz a la iglesia como el cuerpo de Cristo resucitado. Dando poder y movilizando a la iglesia para anunciar a todas las personas y a los principados y poderes que el Reino de Dios ha venido en Jesús.

Por su Espíritu, a través de sus discípulos, la misión de Jesús continuó y creció rápidamente. Después de un sermón del Apóstol Pedro 3.000 judíos entraron en el Reino de Dios.

Viajando a través del libro de los Hechos vemos como la palabra del Señor se extendió por toda Jerusalén, Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra. La salvación es para todas las personas.

Hechos 13:44-49

El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios.

45 Pero viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos, y rebatían lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.

46 Entonces Pablo y Bernabé, hablando con denuedo, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.

47 Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo:
    Te he puesto para luz de los gentiles,
    A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra.

48 Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.

49 Y la palabra del Señor se difundía por toda aquella provincia.

Así que el Reino de los Cielos es como un grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró. La palabra que ha sido traducida como “tomó” es muy interesante. Significa agarrarse para usar, reclamar y nombrar como propio. El Reino de los Cielos o el Reino de Dios requiere participación. La acción es tomarlo y responsabilizarse de él como si fuera propio.

Dios Padre dio el Reino al Dios Hijo, quien a su vez lo da a todos los que están dispuestos a recibir su derecho a gobernar y reinar. Al recibir al Rey nos aferramos al derecho de Dios a gobernar y reinar en nuestras vidas.

El grano de mostaza cuando se planta germina y crece para su futuro propósito.

En los tres relatos de esta parábola incluida en la Biblia la acción principal es el crecimiento. Este crecimiento tiene un propósito eterno.

Porque así es el Reino de Dios, un lugar de propósito, crecimiento, cumplimiento y la realización del destino eterno.

Jesús explica que el propósito de este extraordinario crecimiento es que las aves de los cielos vengan y aniden en sus ramas o, como en el relato de Marcos, aniden bajo su sombra.

Anidar es morar. Habitar es una hermosa imagen de cómo se ve el Reino de Dios aquí en la tierra. Viviendo en un lugar de perfecta paz, justicia, igualdad y respeto en este mundo de caos, injusticia, desigualdad y vergüenza.

El tiempo es corto. Anunciamos en su reino, estableciéndonos en su verdad, arraigados en su amor y transformados en su poder. Somos parte de un movimiento mucho más grande que nosotros mismos. La historia universal de Dios es lo que da sentido a nuestras vidas. Tenemos un lugar en la historia de amor eterno de Dios.

Recuerden que Jesús dijo que el propósito del crecimiento del reino es que las aves de los cielos vengan y aniden en sus ramas. Toda la gente, todas las tribus, todas las naciones que estén dispuestas pueden habitar en Su Reino. Encuentren descanso y sombra en esta tierra. Libre de toda ofensa, juicio y finalmente la muerte eterna.

La última palabra registrada en la Biblia de la iglesia en unidad con el Espíritu Santo es invitar a todos los sedientos a venir.

Apocalipsis 22:17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

Juntos, por su Espíritu, dejemos que la iglesia universal de todo el mundo se apodere de su reino. Estableciendo su derecho a gobernar y reinar en nuestros corazones y mentes. Como este es el corazón de nuestro Padre, la misión de nuestro Rey y salvador, el trabajo del Espíritu Santo, en el que cada discípulo participa.

3 COMENTARIOS

  1. Hermosas enseñanzas son de gran bendición para mi vida les bendigo por ser instrumentos en las manos de Dios

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí